Piden a Obama que reforme la política de EE.UU. en América Latina

  • Washington, 10 mar (EFE).- El centro de estudios Diálogo Interamericano instó hoy al Gobierno de Barack Obama a abrir un nuevo capítulo en las relaciones de EE.UU. con América Latina con una apertura hacia Cuba, una reforma migratoria y más apoyo a México.

Piden a Obama que reforme la política de EE.UU. en América Latina

Piden a Obama que reforme la política de EE.UU. en América Latina

Washington, 10 mar (EFE).- El centro de estudios Diálogo Interamericano instó hoy al Gobierno de Barack Obama a abrir un nuevo capítulo en las relaciones de EE.UU. con América Latina con una apertura hacia Cuba, una reforma migratoria y más apoyo a México.

Las relaciones entre el gigante del Norte y sus vecinos al Sur del Río Grande están "en su punto más bajo desde el fin de la Guerra Fría", pero Obama dispone de la oportunidad de darles un giro positivo, dijo en un informe el Diálogo, uno de los centros independientes de mayor influencia en Washington.

La preocupación principal de la región es la crisis económica y en ese sentido lo mejor que puede hacer Estados Unidos en beneficio de América Latina es poner orden en su propia casa y volver a crecer, según Diálogo Interamericano.

Destacó que para ello no puede caer en la tentación del proteccionismo, ya demostrada con la introducción en su paquete de estímulo fiscal de la cláusula "Buy American", que privilegia la compra de productos estadounidenses.

"Si erigimos barreras proteccionistas, no saldremos de la crisis", dijo en una rueda de prensa Carla Hills, quien fue representante de Comercio Exterior de Estados Unidos durante la administración de George H. W. Bush.

Segunda en la lista de prioridades, a juicio del Diálogo, debe estar la relación con Cuba, por su valor simbólico para toda América Latina.

El centro calificó el embargo contra la isla como un "anacronismo que sirve principalmente para aislar a Estados Unidos del resto del hemisferio".

Peter Hakim, el presidente del centro de estudios, dijo que Obama puede eliminar muchas de las restricciones que impone a Cuba sin tener que cambiar la legislación.

Sugirió, por ejemplo, permitir que las instituciones multilaterales y la Organización de Estados Americanos (OEA) abran contactos con Cuba.

La ocasión parece propicia, dado que hoy mismo el Senado tiene previsto votar un proyecto de ley que facilitaría más viajes de cubano-americanos a la isla, así como las exportaciones de alimentos y medicinas.

Para Obama, la "gran prueba" en América Latina, sin embargo, no será la Cuba comunista, sino el recrudecimiento de la violencia vinculada al narcotráfico en México, a juicio de Diálogo Interamericano.

Su informe aboga por un aumento de la cooperación estadounidense con su vecino y la creación de una autoridad conjunta en la frontera para coordinar acciones de seguridad.

El Senado votará también hoy una dotación de 405 millones de dólares para México como parte de la Iniciativa Mérida para ayudarle a combatir los carteles de la droga.

Hills dijo que Estados Unidos tiene parte de responsabilidad por el problema "porque es el mayor consumidor de droga y es la fuente de armas que van hacia el sur".

Diálogo Interamericano pidió además a la administración de Obama que impulse una reforma migratoria que regularice la situación de los aproximadamente 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

También solicitó la suspensión del muro que se construye en parte de la frontera con México.

El tema del comercio perderá el peso que tuvo en el Gobierno de George W. Bush, pero aún así el Congreso de Estados Unidos debería aprobar los tratados de libre comercio ya negociados con Panamá y Colombia, en opinión de Diálogo Interamericano.

La administración de Obama ha dicho que impulsará el pacto con Panamá, pero marcará "metas" a lograrse antes de respaldar el de Colombia.

Según Mack McLarty, enviado especial para América Latina durante la administración de Bill Clinton, las metas consistirán en mejoras en el respeto de los derechos humanos y laborales en Colombia.

Diálogo Interamericano también instó al restablecimiento de los beneficios arancelarios de los que gozaba Bolivia, que fueron cancelados por el Gobierno de George W. Bush, y el otorgamiento de esas ventajas a Paraguay.

Respecto a las relaciones con el presidente venezolano, Hugo Chávez, y los países que le son afines, Michael Shifter, vicepresidente de Diálogo Interamericano, aconsejó a Obama respirar hondo.

"Ser muy agresivo y polémico sólo ayuda a Chávez", opinó Shifter, quien dijo que si Estados Unidos abre una relación más estrecha con Brasil y el diálogo con Cuba "descolocará" al mandatario venezolano.