Sánchez fracasa en su primera votación de investidura

  • El candidato socialista suma 130 votos a favor, 219 en contra y una abstención.

  •  

El Congreso rechaza la investidura de Pedro Sánchez

El Congreso rechaza la investidura de Pedro Sánchez

El candidato a la investidura, Pedro Sánchez, no ha logrado los votos necesarios para ser investido presidente del Gobierno.

El líder del PSOE y aspirante a la presidencia ha sumado los apoyos de su partido (90) y los de Ciudadanos (40),  un total de 130 diputados, lejos de los 176 necesarios. En contra han votado 219 diputados-PP, Podemos, sus confluencias, IU, Compromís, ERC, DiL, Compromís- y ha habido una abstención, la de la representante de Coalición Canaria.

La votación se repetirá el viernes a las 18.30 horas. Entonces, Sánchez sólo precisará de una mayoría simple. Esto es, más votos a favor que en contra. Por el momento, no reúne tampoco los apoyos para lograrlo. En cualquier caso, tras esta investidura fallida comienza ya a correr el período de dos meses hasta la disolución automática de las Cortes y la convocatoria de elecciones.

Los grupos no han modificado su postura de las últimas semanas. El presidente en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy, había insistido ya en que su partido iba a rechazar la investidura del candidato, Pedro Sánchez.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, Rajoy ha advertido de que “ni el PP ni los siete millones de votos de personas que han apoyado al PP van a respaldar a una persona cuyo programa es derogar todo lo que ha hecho el PP en estos cuatro años, que sirvió para que España empezase a crecer y crear empleo”, ha defendido.

La segunda votación, 48 horas después

Sánchez tendrá, por tanto, una segunda oportunidad este viernes. Antes de proceder a esa segunda votación tendrá lugar un breve debate que empezará con la intervención de Sánchez por un tiempo máximo de 10 minutos. Los grupos parlamentarios contarán por su parte con 5 minutos cada uno para fijar posición. Si en esta segunda ronda el Congreso tampoco otorgase la confianza al candidato, se podrían tramitar sucesivas propuestas de aspirantes a presidente hasta que transcurran dos meses desde la primera votación. Si en los dos meses siguientes -como muy tarde el 2 de mayo- ningún candidato logra el aval de la Cámara Baja, el presidente del Congreso someterá a la firma del Rey el decreto de disolución de ambas Cámaras, convocará nuevas elecciones y lo comunicará al presidente del Senado. Según estos plazos, los nuevos comicios tendrían lugar el domingo 26 de junio.