Correa cree que el caso Odebrecht "no tiene por qué afectar" relación con Brasil

  • Quito, 13 abr (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, declaró que el caso que su país lleva contra la empresa constructora brasileña Odebrecht por fallos en la construcción de una central hidroeléctrica "no tiene por qué afectar" la relación entre ambos países, informó hoy la Presidencia.

Correa cree que el caso Odebrecht "no tiene por qué afectar" relación con Brasil

Correa cree que el caso Odebrecht "no tiene por qué afectar" relación con Brasil

Quito, 13 abr (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, declaró que el caso que su país lleva contra la empresa constructora brasileña Odebrecht por fallos en la construcción de una central hidroeléctrica "no tiene por qué afectar" la relación entre ambos países, informó hoy la Presidencia.

Sin embargo, Correa hizo hincapié en que "el Gobierno ecuatoriano sabrá defender los derechos y los intereses del país" y afirmó que "Odebrecht ha sido una empresa privada que ha estafado al Estado y que así lo ha determinado una auditoría internacional", recoge un comunicado de la institución presidencial.

"Si ya por eso se resiente Brasil, qué le vamos a hacer, pero me parecería inaudito", señaló durante una entrevista concedida al canal estatal Ecuador TV.

El caso de Odebrecht ha generado tensión diplomática entre Quito y Brasilia desde octubre de 2008, cuando Ecuador decidió expulsar del país a la compañía brasileña luego de detectar supuestos fallos estructurales en la construcción de la hidroeléctrica San Francisco, en el centro andino del país.

La ejecución de esa obra se financió con un crédito de 286,8 millones de dólares otorgado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil, que Ecuador impugnó por presuntas irregularidades en su contratación.

En noviembre Ecuador anunció la presentación de una demanda de arbitraje ante la Cámara de Comercio Internacional (CCI) de París para analizar el pago del crédito.

En respuesta, Brasil llamó a consultas a su embajador en Quito, Antonino Marques Porto, y anunció la revisión de todos los convenios de cooperación con Ecuador.

El presidente Correa comentó entonces que su país continuará pagando las cuotas de vencimiento del crédito brasileño a la espera del fallo del árbitro internacional y a finales de diciembre canceló un cupón de intereses por 28,1 millones de dólares, pese a que no retiró la demanda de arbitraje.

La semana pasada el Gobierno ecuatoriano anunció que con base a un informe de una consultora italiana, le exigirá a Odebrecht el pago de 210 millones de dólares más intereses en compensación por las paralizaciones de la central y las reparaciones que se han tenido que realizar tras la supuesta finalización de la obra.

"Estamos preparando todo los elementos, actuando responsable y seriamente para poner los juicios correspondientes. Habrá uno civil y dos penales", informó el mandatario.

Correa agregó que si la constructora brasileña continuara "tratando de estafar" al Estado ecuatoriano anunciará "a nivel mundial (...) lo que esa compañía es. La falta de seriedad y la irresponsabilidad con que actúa".