EEUU rescata con vida al capitán Richard Phillips y mata a tres piratas somalíes

  • Washington, 13 abr (EFE).- Estados Unidos rescató con vida frente a la costa de Somalia al capitán de la marina mercante Richard Phillips, secuestrado desde el miércoles en una operación en la que murieron tres de los piratas que lo mantenían retenido.

Washington, 13 abr (EFE).- Estados Unidos rescató con vida frente a la costa de Somalia al capitán de la marina mercante Richard Phillips, secuestrado desde el miércoles en una operación en la que murieron tres de los piratas que lo mantenían retenido.

La ofensiva militar, protagonizada por fuerzas especiales de la Marina, contó con la aprobación del presidente estadounidense, Barack Obama, que dio a los responsables militares autoridad para actuar si consideraban que la vida de Phillips corría peligro.

El vice-almirante estadounidense Bill Gortney explicó en una rueda de prensa telefónica desde Bahrain que un pequeño grupo de francotiradores emprendió fuego contra los captores tras determinar que Phillips afrontaba un "peligro inminente".

Las fuerzas estadounidenses viajaban a bordo del buque de guerra USS Bainbridge, que se encontraba a sólo unos 25 o 30 metros del bote salvavidas en el que los piratas mantenían a Phillips.

Momentos antes del ataque los captores apuntaban al capitán de la marina mercante con rifles AK-47, según el relato de Gortney.

La noticia de la liberación fue recibida con júbilo en la localidad del estado de Vermont (noreste de EEUU) donde reside Phillips, así como entre los miembros de la tripulación que atracaron el sábado en el puerto de Mombasa (Kenia).

Los miembros de la tripulación están "exultantes", aseguró en un comunicado John Reinhart, presidente de Maersk Line Limited, empresa propietaria del buque que pilotaba Phillips, el "Maersk Alabama".

La Marina divulgó una foto del capitán sonriente poco después de su liberación.

Gortney aseguró que Phillips goza de buena salud e informó que el cuarto pirata que protagonizó el secuestro está recibiendo un trato digno. El Departamento de Justicia estadounidense afirmó en un comunicado que revisa las pruebas del secuestro para decidir si emprende un juicio contra el captor en EEUU.

El cuarto captor logró salvar su vida al estar a bordo del USS Bainbridge cuando se produjo el suceso donde negociaba con un equipo estadounidense los términos de la liberación de Phillips.

El rescate del capitán del carguero "Maersk Alabama" pone fin a una saga que arrancó el miércoles cuando los piratas abordaron el buque que se dirigía a Mombasa con un cargamento de contenedores de comida del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas.

Phillips se ofreció entonces como rehén para garantizar la vida de los tripulantes de su barco.

El gesto mereció el reconocimiento de Obama.

"Comparto la admiración del país por la valentía del capitán Phillips y la preocupación desinteresada por su tripulación", señaló el presidente en un comunicado, en el que añadió que "su coraje es un modelo para todos los estadounidenses".

Las negociaciones para la liberación de Phillips comenzaron el jueves.

Tres buques de guerra estadounidense vigilaron de cerca en las últimas horas el pequeño bote salvavidas en el que los piratas mantenían al rehén.

La noticia llega tras el trágico rescate el viernes por parte del ejército francés de un velero galo apresado en aguas de Somalia, en una operación que se saldó con la muerte de uno de los rehenes y dos de los secuestradores.

Además, otro grupo de piratas secuestró ayer un remolcador estadounidense con bandera italiana y 16 tripulantes a bordo en el Golfo de Adén, al norte de la costa de Somalia.

Los recientes secuestros han servido para recordar el problema de la piratería en el Cuerno de África.

En la actualidad hay más de 250 rehenes en manos de piratas somalíes, muchos de ellos de naciones pobres como Bangladesh, Pakistán y Filipinas, el país con mayor número de secuestrados, un total de 92, que han recibido escasa atención en la prensa internacional.

Obama aseguró que Estados Unidos sigue decidido a frenar el incremento de la piratería en la región.

"Para lograr ese objetivo tenemos que trabajar con nuestros aliados para prevenir futuros ataques, estar preparados para prohibir los actos de piratería", indicó el presidente.

Destacó, además, que es preciso asegurar que aquellos que cometen actos de piratería pagan por sus crímenes.