El representante especial de la ONU en Somalia condena los recientes actos de piratería en las costas del país

NUEVA YORK, 10 (EUROPA PRESS)

El representante especial de la ONU para Somalia, Ahmedou Ould Abdalá, condenó ayer la reciente escalada de los actos de piratería registrados frente a las costas de ese país, después de que los piratas secuestraran el buque de bandera estadounidense 'Maersk Alabama' frente a las cosas somalíes.

El diplomático hizo referencia en un comunicado a ese secuestro y a otros seis más que se han producido en esa región durante la última semana. Abdalá denunció que dichas actividades, que se suelen llevar a cabo a menos de mil kilómetros de la costa, "constituyen nuevas provocaciones a la comunidad internacional. La respuesta debe ser clara y condenarlo firmemente con palabras y acciones", afirmó Ould Abdalá.

Asmismo, afirmó que estos actos delictivos no deben quedar impunes, como ocurría en el pasado, y, en ese sentido, dijo que se debe aumentar y fortalecer la presencia naval internacional en la zona para combatir a los piratas. El diplomático recordó además que la población de los países de la región percibe este despliegue como una muestra de solidaridad.

La piratería supone amenazas múltiples a la libertad de navegación y a la estabilidad política y económica, además de poner en riesgo la distribución de asistencia humanitaria de las ONGs, según informaciones del centro de noticias de la ONU recogidas por Europa Press.

Su proliferación es un insulto a la legalidad, por ello, la comunidad internacional debe renovar su apoyo a las autoridades somalíes para combatir la raíz del problema, subrayó el representante de la ONU.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PAM) se unió a la denuncia de la piratería y dijo ayer que los ataques en las costas somalíes hacen cada vez más difícil que las agencias de la ONU puedan llegar ayuda hasta el este del continente y al conocido como Cuerno de África.