Piratas somalíes secuestran un barco con bandera de EEUU

NAIROBI (Reuters) - Piratas somalíes secuestraron el miércoles un buque contenedor de bandera estadounidense y propiedad danesa con 20 tripulantes estadounidenses, en el último caso del incremento de los ataques en aguas de la nación del cuerno de África, dijeron las autoridades.

Andrew Mwangura, coordinador del Programa de Asistencia a Marinos del Este de África, con sede en Mombasa, dijo a Reuters que el Maersk Alabama, de 17.000 toneladas, fue capturado en el océano Índico, y que se cree que toda su tripulación se encuentra bien.

La danesa Moller-Maersk confirmó el ataque de los piratas a unos 500 km de Somalia y que probablemente fue atacado. Además dijo que tiene 20 tripulantes americanos.

El Maersk Alabama es propiedad de Maersk Line, una subsidiaria de Moller-Maersk con sede en Norfolk, Virginia, EEUU, y que es el mayor fletador de contenedores del mundo.

Un portavoz de la empresa danesa dijo que el busque llevaba productos generales de Mombasa a Yibuti.

Una portavoz de la Armada estadounidense en Bahrein, la teniente Stephanie Murdock, dijo que un buque con bandera estadounidense y propiedad danesa informó de un ataque a primera hora del miércoles a unos 440 km del sureste de la localidad somalí de Eyl.

En la última oleada de ataques piratas, unos hombres armados de Somalia atraparon el lunes un barco de propiedad británica con 16 tripulantes búlgaros tras secuestrar otros tres durante el fin de semana.

En los tres primeros meses de este año sólo ocho buques fueron capturados en el golfo de Adén, una concurrida ruta que enlaza Europa con Asia y el océano Índico oriental a través del canal de Suez.

El año pasado, grupos fuertemente armados de piratas somalíes secuestraron decenas de embarcaciones, tomaron centenares de rehenes - a menudo durante semanas - y lograron millones de dólares en recompensas.

Varios países se unieron para enviar navíos militares a la zona, lo que redujo el número de ataques con éxito. En la actualidad España tiene el mando de la misión de la Unión Europea desplegada en aguas del Índico. A pesar de ello, hay intentos casi a diario, y los piratas cada vez van más lejos, incluso cerca de las islas Seychelles.

Muchos de ellos actúan desde la región semiautónoma de Puntlandia, en el norte de Somalia, donde las autoridades pidieron el miércoles la ayuda internacional para luchar contra las bandas en tierra.

"Es mejor que la comunidad internacional nos dé un millón de dólares para acabar con los piratas en tierra, en lugar de pagar millones de dólares para mantener los acorazados en el mar", dijo a Reuters el ministro de Seguridad de Puntlandia, Abdullahi Said Samatar.