Piratas somalíes secuestran un buque alemán

NAIROBI (Reuters) - Piratas somalíes han secuestrado un buque contenedor alemán de 20.000 toneladas en su último ataque en las concurridas rutas comerciales del océano Índico, según dijo el domingo un grupo marítimo regional.

Grupos fuertemente armados de la nación sin ley del Cuerno de África asaltaron el año pasado docenas de buques en la zona y en el estratégico golfo de Adén, secuestrando a cientos de marineros y haciéndose con millones de dólares en rescates.

Varios armadas extranjeras desplegaron en la zona buques de guerra como respuesta, reduciendo el número de ataques con éxito en los últimos meses. Pero todavía hay intentos casi diarios.

Andrew Muangura, del programa de asistencia a navegantes del Este de África con sede en Mumbasa, dijo que el último asalto tuvo lugar el sábado a aproximadamente 400 millas del puerto de Kismayu, en el sur de Somalia, entre las Seychelles y Kenia.

"Creemos que el barco alemán tiene 24 tripulantes a bordo. Estamos tratando de establecer sus identidades y el nombre del buque", dijo a Reuters Muangura.

El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que estaba buscando "pruebas concretas" de que un buque con pabellón alemán había sido capturado.

"El gobierno federal está gestionando el caso, y todas las autoridades públicas concernientes están participando intensamente", dijo una portavoz.

LANCHAS RÁPIDAS

Piratas somalíes se hicieron con dos buques petroleros europeos a finales del mes pasado. La semana pasada el ejercito de Seychelles desplegó fuerzas de seguridad en sus islas exteriores después de que los piratas secuestraran un segundo buque que navegaba bajo pabellón de la nación situada en el océano Índico.

Los piratas utilizan habitualmente lanchas rápidas lanzadas desde "barcos nodriza". Entonces llevan los buques capturados a remotas localidades costeras en Somalia, donde habitualmente tratan bien a sus secuestrados como anticipo de pagos por rescate de diferentes cuantías.

En enero, pistoleros somalíes liberaron el Sirius Star - un superpetrolero cargado con crudo sin refinar por valor de 100 millones de dólares (74,16 millones de euros) - y a su tripulación después de que les lanzasen a cubierta 3 millones de dólares.

El pasado septiembre, también ocuparon los titulares mundiales haciéndose con un buque de carga ucraniano que llevaba 33 tanques T- 72 de la era soviética. Fue liberado en febrero, por un rescate estimado de 3,2 millones de dólares.

Los piratas dicen que la llegada de buques de guerra extranjeros tecnológicamente avanzados a las aguas frente a su país ha hecho su trabajo más peligroso.

El miembro de un grupo, que pidió no ser identificado, dijo a Reuters en el puerto de Bosasso, en el norte, que él había sido parte de un ataque fallido a otro gran buque comercial el sábado.

"Abrimos fuego sobre un barco cerca del golfo de Adén, pero nuestra escalera era muy corta para escalar", dijo. "Escapó a gran velocidad. Nosotros éramos nueve piratas en dos lanchas rápidas y regresamos inmediatamente. Temíamos ataques de buques de guerra".