Scotland Yard se unirá al FBI en la investigación sobre el motín de Dacca

  • Nueva Delhi, 10 mar (EFE).- Un equipo de Scotland Yard se unirá mañana a los agentes del FBI ya presentes en Dacca para participar en las investigaciones de las autoridades bangladeshíes sobre el reciente motín de la guardia de fronteras que acabó con la vida de 74 personas, informó hoy una fuente oficial.

Nueva Delhi, 10 mar (EFE).- Un equipo de Scotland Yard se unirá mañana a los agentes del FBI ya presentes en Dacca para participar en las investigaciones de las autoridades bangladeshíes sobre el reciente motín de la guardia de fronteras que acabó con la vida de 74 personas, informó hoy una fuente oficial.

El ministro británico de Desarrollo Internacional, Mike Foster, que llegó hoy de visita a Bangladesh, aseguró a la prensa al aterrizar en el aeropuerto de Dacca que el equipo de la policía londinense estará formado por cuatro agentes, según la edición digital del rotativo "The Daily Star".

Foster trasladó sus condolencias a las familias de los fallecidos y expresó el "inquebrantable apoyo del Reino Unido al nuevo Gobierno democráticamente escogido", encabezado por la Liga Awami de la primera ministra Sheikh Hasina.

Dos agentes del FBI estadounidense ya habían llegado el pasado domingo a Dacca a petición de las autoridades para intentar esclarecer las circunstancias del motín de los Bangladesh Rifles (BDR) de finales de febrero.

Una fuente oficial cercana a la investigación desveló hoy a "Daily Star" que hasta ahora las autoridades han cifrado en 450 los miembros del BDR implicados en la revuelta, que supuestamente habrían sido instigados por once cabecillas.

Además, la fuente aseguró que las pesquisas muestran que había elementos extranjeros que conocían el plan de la revuelta, aunque aún se debe determinar si "participaron" activamente en ella.

Los BDR -un cuerpo bajo mando del Ministerio del Interior- se amotinaron el 25 de febrero en su cuartel general y se enfrentaron con sus superiores, que pertenecen al Ejército, medio centenar de los cuales murieron durante los dos días que duró la revuelta.

Aunque los miembros de la guardia de fronteras insistieron a la prensa en que se sentían agraviados respecto a los oficiales del Ejército y que exigían mejoras salariales, desde entonces ya han aparecido varias especulaciones sobre el motivo de la rebelión.

Hasina ya ha asegurado que el motín tenía la intención de desestabilizar a su recién formado Gobierno y abocar el país a una "guerra civil", mientras que su enconada rival, la ex primera ministra Khaleda Zía, ha dicho ver mano extranjera en el motín.

El islamista Jamaat-e-Islami, pequeña formación que acudió en coalición con el Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP) en los comicios de diciembre que ganó Hasina, ha llegado incluso a acusar a las agencias de inteligencia indias de participar en el motín.

Mientras, algunos medios han sugerido lazos entre los organizadores de la revuelta y facciones islamistas próximas a Pakistán.

Las autoridades bloquearon el pasado fin de semana el acceso a "YouTube" después de que apareciera en la página un largo archivo sonoro que recoge la acalorada discusión entre oficiales del Ejército y Hasina tras el motín.