La mujer de Tony Blair aconseja a Michelle Obama

WASHINGTON, (OTR/PRESS) Hace ya años que dejó de ser la primera dama del Reino Unido y ahora, la mujer de Tony Blair, Cherie, ha decidido ofrecer sus sabios consejos a toda una recién llegada a las 'altas esferas' de la política, Michelle Obama. Así, Cherie dice que sabe cuál debe ser el papel de la mujer de un presidente y que lo esencial es tener en cuenta que la primera dama "tiene influencia" pero su primer objetivo debe ser "cuidar de su marido". En una carta abierta titulada 'Memo to Michelle', publicado por el 'Daily Mail' y recogido por otr/press, la señora Blair escribe: "Pienso que el principal papel de Michelle es apoyar a su marido y socorrerlo". Además, aconseja a la esposa de Obama, que estudió en Harvard, que nunca debe parecer que ella tiene más poder o influencia que su marido, ni sobre él. "Una vez Michelle podría decir: 'él tiene sus opiniones y tengo las mías', pero cuando elija de una manera contraria a la que usted opina, no podrá permitirse el lujo de expresar que no está de acuerdo", le aconseja la ex primera dama británica. "Una primera dama puede tener influencia en la sociedad, pero ella debe saber que no es la que ocupa el poder", recalca la británica. "La señora Obama tiene que identificar las causas en las que quiere tomar parte, pero sobre aspectos que no tengan nada que ver con la política, ya que se podría llegar a convertir "en una atracción de críticas para los opositores de su marido". En este sentido, preguntada por si su matrimonio no es igualitario, la esposa de Blair señala que la sociedad actual educa al hombre y a la mujer de igual manera, pero esto cambia radicalmente cuando uno de los dos se convierte en presidente. "Todo lo que hagas, lo haces como primera dama y eso no se puede comparar a un presidente de los Estados Unidos", apunta. MICHELLE OBAMA QUIERE DEDICARSE A SUS HIJAS Sin embargo, este asesoramiento que ha querido transmitir la señora Blair a Michelle Obama puede que caiga en saco roto, pues la esposa del actual presidente norteamericano ya dijo, antes de ser elegido su marido, que tiene muy claro su papel dentro de la Casa Blanca: "mi trabajo número uno seguirá siendo la maternidad. Nuestras hijas son pequeñas todavía y mi prioridad será asegurarme de que se mantengan conectadas a la tierra y sean sanas, con una infancia normal". Durante esta entrevista, preguntaron a Obama cómo afrontaría un día en su nueva vida, a lo que ella, asegurando que sería la primera vez que experimentaría estar en esta posición, indicó que "trabajaría diariamente en las cuestiones más cercanas a mi corazón: como ayudar en la integración y otros problemas que afecten a las mujeres y la familia".