Obama dice que los próximos 18 meses pueden ser decisivos en Irak

  • Estambul, 7 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró hoy durante una visita sorpresa a Irak que los próximos 18 meses, hasta que se complete la retirada de la mayor parte de las tropas estadounidenses, pueden ser decisivos.

Obama reitera que todos los soldados de EEUU habrán salido de Irak para 2011

Obama reitera que todos los soldados de EEUU habrán salido de Irak para 2011

Estambul, 7 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró hoy durante una visita sorpresa a Irak que los próximos 18 meses, hasta que se complete la retirada de la mayor parte de las tropas estadounidenses, pueden ser decisivos.

En declaraciones a la prensa que le acompaña en el viaje, Obama indicó que aún queda mucho trabajo por hacer pero "hemos logrado progresos políticos significativos" en Irak, donde ha dispuesto el fin de las operaciones de combate y la salida de la mayoría de los actuales 144.000 soldados allí desplegados para agosto del año próximo.

Obama subrayó que los próximos 18 meses, en tanto se lleva a cabo la salida del grueso de las tropas y se celebran elecciones, "pueden ser un periodo crítico... es momento de transferir la responsabilidad a los iraquíes. Deben responsabilizarse de la seguridad de su país".

A su juicio, con la celebración de las elecciones en Irak el próximo diciembre "muchas de las cuestiones pendientes pueden empezar a resolverse".

Obama también aludió a Afganistán, la otra guerra pendiente de EEUU y para donde ha desplegado una nueva estrategia:"Evidentemente, hemos pasado mucho tiempo intentando pensarlo para que salga lo mejor posible", explicó.

La visita por sorpresa, que según Obama tenía como objetivo expresar su agradecimiento a las tropas por su "extraordinario esfuerzo", se produjo al término de una gira por Europa que le llevó a Londres, Estrasburgo (Francia), Kehl (Alemania), Praga, Ankara y Estambul.

El plan original, según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, había sido desplazarse inmediatamente en helicóptero a Bagdad para mantener conversaciones con el presidente y el primer ministro iraquíes, Yalal Talabani y Nuri al Maliki.

El mal tiempo obligó a cambiar los planes. En su lugar, Obama se desplazó por carretera a la base aérea estadounidense "Camp Victory", a donde se dirigió también Maliki, mientras Talabani estaba previsto que se comunicara con él por teléfono.

En "Camp Victory", Obama se reunió con el comandante de las tropas estadounidenses en Irak, el general Ray Odierno, quien le informó de la situación de la seguridad y con quien intercambió una conversación sobre los desafíos políticos y diplomáticos en el país árabe, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Ambos abordaron igualmente la importancia de las elecciones iraquíes en diciembre.

Durante su estancia en la base, el presidente estadounidense también saludó a los cerca de 600 soldados presentes y participó en una ceremonia para imponer diez medallas al valor.

La visita del presidente estadounidense a Irak es la primera desde su llegada a la Casa Blanca, y su tercera en dos años.

Se produce después de que se haya registrado un aumento de la violencia en el país árabe.

El lunes estallaron seis coches bomba en barrios de mayoría chiíta en Bagdad y dejaron un total de 34 muertos y más de 130 heridos, mientras que el martes otro atentado similar dejó al menos ocho muertos.

Con anterioridad, Obama había visitado Irak en enero de 2006 y en julio del año pasado, en plena campaña electoral y en un viaje que le llevó a Basora, en el sur del país, Bagdad y Ramadi, antigua plaza fuerte de los insurgentes.

Obama que entonces era candidato a la presidencia estadounidense había prometido la retirada de Irak en un plazo de 16 meses.

El presidente anunció en febrero que la mayor parte de las tropas habría abandonado el país árabe para finales de agosto de 2010 y permanecerán allí entre 35.000 y 55.000 soldados, que a su vez regresarán a su país para finales de 2011.

La posibilidad de que Obama se desplazara a Bagdad desde Estambul se había rumoreado desde hace varios días entre la prensa que acompañaba al presidente en su gira por Europa.

Inicialmente se había considerado la posibilidad de que el desvío tuviera como destino Afganistán, aunque según explicó Gibbs se optó en su lugar por una visita a Irak por su proximidad a Turquía y la necesidad de tratar con las autoridades iraquíes "soluciones políticas" para lograr progresos en el país.