La UE ve "esencial" que continúe el "espíritu abierto" una vez aprobado el nuevo acuerdo de paz


BRUSELAS|

La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha afirmado que es "esencial" que continúe el "espíritu abierto y constructivo" de las negociaciones entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), después de que el Congreso refrendase este miércoles el nuevo acuerdo de paz.

"Los desafíos importantes que requiere la implementación del acuerdo tendrán que ser atendidos. Es esencial que el espíritu constructivo y abierto que ha llevado al acuerdo continúe de tal forma que todas las fuerzas políticas y secciones de la sociedad colombiana se comprometan activamente en este momento histórico", ha señalado en un comunicado la jefa de la diplomacia europea.

Mogherini ha celebrado la adopción por parte del Congreso colombiano del nuevo acuerdo de paz alcanzado por el Ejecutivo y la guerrilla, que a su juicio confirma la confianza que la UE siempre ha tenido en el proceso de negociaciones.

"El amplio debate que condujo a la revisión del acuerdo ha ayudado a solucionar las demandas clave de varias partes de la sociedad colombiana, a mejorar el texto en varias formas importantes y a encontrar los compromisos necesarios", ha destacado la colombiana.

La Alta Representante ha recordado que la UE mantiene su compromiso de apoyar los esfuerzos del país suramericano para hacer de la paz "una realidad tangible para todos sus ciudadanos", para lo que ha pedido al enviado especial, Eamon Gilmore, que siga con su trabajo en este sentido.

También ha subrayado que la UE y Colombia firmarán el próximo 12 de diciembre en Bruselas el Fondo Fiduciario en apoyo a la paz colombiana para "fortalecer el compromiso común de la UE y sus estados miembros". El presidente, Juan Manuel Santos, se desplazará a la capital belga para la ocasión.

NUEVO ACUERDO

Los colombianos rechazaron en el plebiscito del 2 de octubre el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC el 26 de septiembre tras cuatro años de negociaciones en La Habana, lo que obligó a las partes a retomar el diálogo para ajustar el texto con las propuestas de la campaña por el 'no'.

Tras más de un mes de intensas discusiones a medio camino entre La Habana y Bogotá, las delegaciones de paz alumbraron un nuevo documento el 12 de noviembre que firmaron la semana pasada, a pesar de que los detractores del primero consideran que los cambios son insuficientes.

Para evitar un nuevo plebiscito, el nuevo texto ha sido refrendado en el Congreso por unanimidad en las dos cámaras, a lo que ha contribuido la ausencia en las votaciones del Centro Democrático, el partido del ex presidente Álvaro Uribe, principal portavoz del 'no'.

Ahora, diputados y senadores comenzarán los trámites parlamentarios para aplicar lo pactado, lo cual supondrá transformar en leyes gran parte del acuerdo de paz. Según la prensa local, los legisladores empezarán con la ley de amnistía.