Amorim defiende el ingreso de Venezuela al Mercosur ante las críticas de varios senadores

  • Brasilia, 30 abr (EFE).- El canciller brasileño, Celso Amorim, defendió hoy en el Senado el ingreso de Venezuela al Mercosur ante duras críticas de parlamentarios que sostuvieron que el presidente de ese país, Hugo Chávez, "atenta contra la democracia".

Amorim defiende el ingreso de Venezuela al Mercosur ante las críticas de varios senadores

Amorim defiende el ingreso de Venezuela al Mercosur ante las críticas de varios senadores

Amorim defiende el ingreso de Venezuela al Mercosur ante las críticas de varios senadores

Amorim defiende el ingreso de Venezuela al Mercosur ante las críticas de varios senadores

Brasilia, 30 abr (EFE).- El canciller brasileño, Celso Amorim, defendió hoy en el Senado el ingreso de Venezuela al Mercosur ante duras críticas de parlamentarios que sostuvieron que el presidente de ese país, Hugo Chávez, "atenta contra la democracia".

Amorim participó en una audiencia pública de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado que analiza el Tratado de Adhesión de Venezuela al Mercosur, firmado por los Gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en julio del 2006.

Hasta ahora el tratado sólo ha sido ratificado por los Congresos de Argentina y Uruguay, mientras que los de Paraguay y Brasil siguen el debate, que en el caso de este último país ha generado durísimas discusiones políticas entre el oficialismo y la oposición.

Amorim sostuvo que el Mercosur es "un núcleo dinámico de la integración latinoamericana" y destacó la importancia de Venezuela, que tiene "el tercer Producto Interno Bruto de Suramérica" y cuyo ingreso al bloque "tiene valor económico, estratégico y simbólico".

En ese sentido, explicó que las exportaciones brasileñas hacia Venezuela, que superan los 4.000 millones de dólares anuales, "son mayores" que las dirigidas a países como Francia, Italia, Rusia o el Reino Unido.

Las críticas más duras de los parlamentarios opuestos al ingreso de Venezuela al bloque fueron proferidas por el senador y ex jefe de Estado Fernando Collor de Mello, quien gobernó Brasil entre 1990 y 1992, cuando renunció en medio de un escándalo de corrupción.

Collor reiteró su opinión de que Chávez "lucha por un proyecto político propio, que va frontalmente en contra del perfil de la actuación externa de Brasil, que busca la paz, la integración y evita la confrontación".

Recordó que el líder bolivariano ha dicho en ocasiones que tanto el Mercosur como la Comunidad Andina (CAN), que Venezuela abandonó, "nacieron dentro del neoliberalismo y constituyen una integración de empresas, de la elite y de las trasnacionales".

Collor de Mello alertó incluso de que el ingreso de Venezuela al Mercosur provocará "graves fisuras" políticas en el bloque por la "falta de comedimiento de su presidente", que puede "debilitar" el proceso de integración en vez de fortalecerlo.

Amorim, quien el pasado fin de semana se entrevistó con Chávez en Caracas, replicó que es "imposible" que Brasil tenga socios "hechos a su imagen y semejanza" y subrayó el "compromiso" de Venezuela con la integración y el fomento del comercio regional.

También recordó que, pese a las dudas que muchos expresan sobre la democracia en Venezuela, en ese país ha habido doce elecciones o referendos desde 1999, año en el que Chávez llegó al poder, y que en todos los casos hubo observadores internacionales que avalaron la transparencia de los procesos.

También asumió la defensa de Venezuela el gobernador del estado fronterizo de Roraima, José Anchieta, quien aseguró que la entrada del país vecino al bloque consolidará "un proceso de integración" que en esa región "ya existe".

La Comisión de Relaciones Exteriores continuará el análisis del asunto y, en caso de aprobar el Tratado de Adhesión de Venezuela, la materia deberá ser sometida a votación en el plenario del Senado.

La víspera, en Caracas, Chávez manifestó su esperanza en que los trámites para el ingreso de Venezuela al bloque acaben antes del próximo 26 de mayo, cuando tiene previsto visitar a su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en la ciudad de Salvador.