AMP.-Gallegas.-Feijóo reprocha a PSOE y BNG que pidan el voto del "miedo" y los culpa de la "decepción" de su militancia

Pone en duda cualquier trasvase de votos del PP al BNG y solicita el apoyo "en préstamo" para que se lo retiren si "defrauda" A ESTRADA (PONTEVEDRA), 15 (EUROPA PRESS) El líder del PP gallego y candidato a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, rechazó hoy que su partido sea el "culpable" de que los militantes socialistas y nacionalistas estén "llenos de decepción" y, después de atribuir esto a que "ellos mismos" --los socios del bipartito-- "engañaron" a sus propios votantes, censuró que PSOE y BNG pidan "ahora" el voto del "falso miedo". En un mitin en la localidad pontevedresa de Sanxenxo ante unos 400 simpatizantes, Feijóo ofreció "política en positivo, esperanza y propuestas" frente a la "hostilidad y descalificación" de socialistas y nacionalistas. Así, redujo la aportación de PSOE y BNG en esta campaña a "insultos" y, entre ellos, citó que los hayan tachado de "repunante" o "pesadilla". "Que me sigan insultando", retó y, a cambio, prometió seguir formulando medidas para mejorar Galicia. Con todo, lamentó que esto sea "lo único" que digan estos días tras cuatro años en el poder y 16 --el tiempo que gobernó el PP-- "pensando lo que tenían que hacer", aunque rechazó sentirse "culpable" de las "luchas" de los socios de la Xunta o de que no estuvieran "a la altura de este pueblo". Por contra, sí erigió al Partido Popular en "culpable" de "ganar las elecciones limpiamente y estar limpiamente en la oposición" y, en lugar de "perder el tiempo" como el bipartito, él se propuso "ganarlo" para buscar soluciones frente a la actual situación de crisis económica. Así, pidió el voto al electorado gallego "en préstamo" y comprendió que se lo retiren en las elecciones de dentro de cuatro años si "defrauda" con sus gestión. "ENTRAR EN LA TELEVISIÓN" Puesto que comenzó su discurso con ligero retraso, este fue su mensaje inicial, consciente de la cercanía de los telediarios nocturnos y, por tanto, para "entrar en la televisión". A continuación, convocó a los gallegos a una "victoria", ya que, reflexionó, él no quiere presidir la Xunta "de cualquier forma" y "a pesar de perder" los comicios, como socialistas y nacionalistas. "Sólo hay una manera", continuó, y concretó que es la de "tener más votos". Después de razonar que la democracia es para "transformar" y no para "transformarse", censuró la alianza de PSOE y BNG con el "único objetivo" de "tumbar al PP" y, frente a esto, deseó gobernar para solucionar los "verdaderos problemas" de la ciudadanía, como el paro, la economía, la sanidad o la educación. "Pido jugar limpio, carallo", proclamó Feijóo, que utilizó esta típica expresión gallega en tres ocasiones más de su discurso. De este modo, se fijó en la "gran diferencia" entre perder las elecciones y no conseguir la mayoría absoluta, que es la actual situación del Partido Popular. En esta ocasión, se mostró muy optimista en conseguir los 38 diputados para recuperar la Xunta e incluso más, convencido de que por la provincia de Pontevedra pueden lograr dos representantes más --cuentan con diez en la actualidad--. "DEBILIDAD" DE LOS SOCIOS En este sentido, detectó "debilidad" a la coalición de socialistas y nacionalistas, a los que "le quedan 14 días y 14 noches". En cuanto al PSOE, descartó que pueda convertirse en la primera fuerza política, como pronosticaron los "gurús socialistas" a principios de esta legislatura y, respecto al Bloque, se preguntó si alguien que haya votado PP va a apostar el 1-M por los nacionalistas. "Si alguien lo conoce, que me lo presente, porque deseo conocerlo", bromeó. Si se impone el domingo electoral, Feijóo promete trabajar "a tope", consciente de que en la "tormenta" actual se necesita un "único patrón" con "un timón fuerte" y una "tripulación tirando". Por eso, insistió en el mismo mensaje que lanzó ayer en su mitin central de campaña, que tuvo lugar en Pontevedra, y prometió gobernar "sin siglas". "Galicia es todo para nosotros", proclamó, y apostilló que "si lloran los gallegos, también lloran los populares". Aprovechando su presencia en Sanxenxo, expresó también un compromiso en clave local y abogó por convertir esta localidad en "capital del turismo" del norte de España. Precisamente a la hora de dirigirse a la alcaldesa de Sanxenxo, Catalina González, Feijóo protagonizó la anécdota de la jornada al dirigirse a ella como "Carolina". Tras darse cuenta de su error, se preguntó "en qué estaría pensando" y confesó que quizás en Carolina de Mónaco, la mujer que más le gustó cuando era pequeño, según dijo. TRAMA DE CORRUPCIÓN Previamente, la regidora aludió en su discurso a la Operación Gürtel abierta contra una supuesta trama de corrupción que salpica al PP y, al respecto, censuró el papel del juez Baltasar Garzón, tras reflexionar que los magistrados tiene que "impartir Justicia y no hacer política". "A un juez que hace campaña por los socialistas no se le puede permitir que juzgue a otro partido en las autonómicas", demandó, y apostilló que la apertura de esta investigación judicial "como mínimo, huele".