Aymerich cree que la "única forma" de "desbancar" al PP es que PSOE y BNG den "visión de alternativa" en vez de "competir"

Apela al "espíritu de colaboración" para llevar a la Asamblea del Bloque una "candidatura unitaria" aunque "muy plural por dentro" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 (EUROPA PRESS) El diputado del BNG electo por A Coruña Carlos Aymerich reflexionó hoy que el "desacierto fundamental" de socialistas y nacionalistas en la última legislatura fue "competir" entre ellos y, frente a esto, apostó por evitar este enfrentamiento y por dar "visión de alternativa" como "única forma" de "desbancar" al Partido Popular del Gobierno gallego. En una entrevista a la Radio Galega, recogida por Europa Press, Aymerich reconoció que el bipartito no hizo un análisis correcto del escenario político al creer que lo fundamental era la "lucha intragobierno" y al "pensar que el PP ya estaba derrotado". Por eso, se propuso "aprender de los errores" y, así, defendió transmitir a la ciudadanía la idea de que la alternativa al PP "es posible". Además, enfatizó la necesidad de que socialistas y nacionalistas colaboren ya que, recordó, siguen compartiendo "importantes responsabilidades" en los ayuntamientos donde gobiernan en coalición y, en el ámbito nacional, el Gobierno central "no está sobrado de apoyos". Aunque PSdeG y BNG ocuparán la próxima legislatura las bancadas de la oposición tras haber logrado el PP una ajustada mayoría absoluta en las autonómicas del 1 de marzo, Aymerich auguró que la imagen del bipartito "se irá agrandando con el tiempo". Según su pronóstico, la ciudadanía "se dará cuenta" de que la coalición de socialistas y nacionalistas puso en marcha "cambios hondos", a pesar de haber cometido "muchos errores". PP: "BRIGADA DE DEMOLICIÓN" El nacionalista reforzó esta reflexión al mostrarse convencido de que el futuro Gobierno popular actuará como una "brigada de demolición" al "acabar" con el carácter público del sistema de servicios sociales, el concurso eólico o el decreto del gallego en la enseñanza. En esta misma línea, acusó al PP de "hacer de la negación de Galicia como realidad diferencial o de la mentira lingüística una de sus banderas". Ante este escenario, vaticinó que la próxima legislatura --que arranca el miércoles que viene con la constitución del Parlamento-- será "dura" y garantizó una "oposición firme" al Gobierno que presidirá Alberto Núñez Feijóo. Preguntado por el perfil de Pilar Rojo, cuyo nombre propondrá el PPdeG para presidir la Cámara autonómica, Aymerich reflexionó que los "antecedentes" no son "tranquilizadores". Concretamente, recordó que cuando los populares ostentaron la mayoría absoluta impusieron métodos contrarios no sólo al reglamento de la Cámara, sino también a los derechos fundamentales de los diputados, por lo que exigió a Rojo que los "corrija". También confió en que el BNG cuente finalmente con representación en la Mesa de la Cámara, asunto que los nacionalistas están negociando con el PSdeG. "Espero que las conversaciones terminen bien", deseó, y defendió la conveniencia de que el Bloque ocupe un puesto de la Mesa porque, a su entender, la "pluralidad" debe estar "por encima de las aplicaciones aritméticas puras". FUTURO DEL BNG De cara a la octava legislatura parlamentaria, Aymerich eludió confirmar si repetirá como portavoz nacionalista en la Cámara porque "serán los órganos de dirección del BNG los que decidan el papel de cada uno". El mismo argumento usó para no comentar la posibilidad de que sea designado como portavoz nacional de la formación frentista, algo que, según reconoció, le provoca "vértigo". "Uno no se considera tonto pero es consciente de las carencias que tiene", apuntó Aymerich sobre sí mismo, y prefirió hablar "del colectivo, más que de personas concretas". Así, apeló al "espíritu del 14 de marzo --cuando Anxo Quintana y el resto de la Executiva del BNG presentaron su dimisión-- y se mostró partidario de que el "afán de colaboración" de aquella jornada sirva para poder llevar a la Asamblea Nacional del 10 de mayo una "candidatura unitaria". "Sería bueno decirle a la militancia que esa es nuestra voluntad: caminar como una formación unitaria, aunque muy plural por dentro", manifestó, y confió en que el resultado del cónclave sirva para que "todos puedan sentirse cómodos". ASAMBLEA DEMOCRÁTICA Para conseguir este objetivo, Aymerich consideró acertada la organización de la Asamblea que decidirá el futuro del BNG, en la que 2.500 delegados elegirán la nueva Executiva. A su entender, esta fórmula es "más democrática" que abrir el cónclave a toda la militancia porque, de este modo, "estarán los representantes que los compañeros elijan en las asambleas locales". "Es representativo y facilita llegar a acuerdos", concluyó y, aunque compartió con el ex líder del BNG Xosé Manuel Beiras la necesidad de "abrir el debate con los simpatizantes del Bloque", matizó que en la formación ya existen "suficientes canales de comunicación con la militancia, sin necesidad de convocar otros actos a través de la prensa". De este modo, cuestionó los contactos que 'Encontro Irmandiño', la corriente del BNG liderada por Beiras, está manteniendo con los nacionalistas en distintos puntos de la geografía gallega, aunque confió en que estas diferencias "no impidan llegar a un acuerdo entre todos".