Barreda niega un "pelotazo" en el aeropuerto de Ciudad Real y lamenta el "flanco de ataque" del PP contra él

Aprobada una petición del PP que muestra su apoyo al aeropuerto de Ciudad Real como exponente de infraestructura de interés regional

TOLEDO, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, negó hoy que exista ningún "pelotazo" en el proyecto del aeropuerto de Ciudad Real y lamentó que las críticas lanzadas durante estos días por algunos dirigentes del Partido Popular sólo intentan desprestigiarle y abrir un "flanco de ataque" contra su persona. Al mismo tiempo, dejó claro que como presidente tiene la obligación, y la va a asumir, de defender los intereses de la región.

Barreda, que decidió tomar la palabra durante el debate de una Proposición no de Ley (PNL) presentada por el Grupo Parlamentario Popular, relativa al aeropuerto, comenzó su intervención explicando que su deseo es que nadie se confunda y que no exista ningún tipo de duda respecto a la posición que como presidente de Castilla-La Mancha mantiene en el proyecto de esta infraestructura.

"Tengo muy claro que mis intereses son los de Castilla-La Mancha y no tengo obligación distinta que defender los intereses de este territorio", aseveró Barreda, quien afirmó no entender por qué si durante todo el "itinerario" del proyecto PP y PSOE "han ido juntos", ahora, se quiere "cortar las alas" a un proyecto de singular interés, que supondrá la generación de riqueza para toda una provincia.

Según indicó, esta trayectoria "descarrilla" en un momento dado, "y nadie se cae del guindo", asegurando que durante todo este tiempo hemos asistido a una ceremonia de "siembra de sospechas" que tiene como finalidad las elecciones autonómicas de 2011. El presidente regional apuntó que ahora, cuando el proyecto "necesita un nuevo empujón", no tiene el apoyo del PP, cuando desde sus orígenes ha sido apoyado por todas las instituciones.

En este sentido, Barreda puntualizó que el aeródromo tiene que servir de desarrollo de toda la comarca y por ello "quisimos que se estableciera un nudo logístico en la zona". Además, insistió en que "ahora no hay ningún pelotazo urbanístico", asegurando que "es muy fácil poner titulares con connotaciones turbias para intentar desprestigiar". Finalmente, fue contundente y dijo que "aquello que sea útil para el desarrollo de la región, lo haremos".

Por su parte, la diputada regional del PP María Luisa Soriano, encargada de defender la PNL de su grupo, quiso dejar claro el apoyo de su partido a la infraestructura, en un momento en el que, dijo, aparecen noticias que "enturbian" un proyecto importante para la región. Asimismo, se preguntó qué intereses oscuros tiene el presidente regional, José María Barreda, "que está intentando intoxicar a la opinión pública con declaraciones falsas".

A renglón seguido, Soriano apuntó que "a nosotros nos apoyan los ciudadanos de a pie, los empresarios, y la ética que un buen político debe demostrar" y recalcó que en el asunto del aeropuerto de Ciudad Real el Gobierno de Castilla-La Mancha ha demostrado una "sospechosa intencionalidad". "¿Por qué hay que cambiar la Ley de Ordenación del Territorio y la Actividad Urbanística (LOTAU) si el aeródromo está funcionando?", replicó.

CIRCO MEDIÁTICO

A su juicio, la intervención de Caja Castilla La Mancha y el proyecto del aeropuerto de Ciudad Real está provocando pérdida de credibilidad del presidente regional. En otro orden de cosas, señaló que una infraestructura como la del aeródromo es deseable para cualquier territorio pero "en los últimos meses la actitud de Barreda y el circo mediático en torno al asunto está haciendo un flaco favor a la infraestructura", puntualizó.

Soriano aseguró, además, que el PP no va a ser cómplice de un asunto que calificó de "turbio", cuyas consecuencias pueden ser nefastas para Castilla-La Mancha. También, se preguntó si son ciertas las informaciones que han salido en los medios de comunicación sobre que con la modificación de la LOTAU se obtendrán unas plusvalías de cerca de 3.000 millones de euros.

Por su parte, el diputado socialista José Manuel Caballero reconoció el papel importante llevado a cabo por el PP de Ciudad Real para hacer avanzar el proyecto pero admitió que a partir de que la dirección del partido es asumida por María Dolores de Cospedal se "quiebra" la línea recta de apoyo al aeropuerto. "Cospedal se ha obsesionado con todos los proyectos de esta tierra y quiere cargárselos", exclamó.

Recordó que en su día la presidenta provincial del PP y alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, dijo que el aeropuerto estaba ligado al PP, preguntándose si esta infraestructura "es la del pelotazo del que han hablado estas semanas". En este asunto, apuntó, los 'populares' están solos y no le apoyan ni los sindicatos, ni los empresarios ni los promotores. "No les apoyan ni siquiera antiguos dirigentes de su partido", apostilló.

"Ustedes están solos y muy empecinados en atacar el aeropuerto. Tienen que resolver si están por los intereses de Ciudad Real o por los intereses de la señora Cospedal, que tiene más intereses en el aeropuerto de Navalcarnero (Madrid)", recalcó el socialista, quien denunció que ha sido la presidenta regional del PP quien ha dictado las informaciones publicadas estas semanas en los medios sobre este particular.

Finalmente, Caballero tras decir que en el PP están divididos y que Romero no piensa igual que Cospedal, explicó que el PSOE tiene mayoría suficiente para que ningún proyecto que interese a Castilla-La Mancha se quede en el camino.

Una vez concluido el debate, la presidenta regional del PP y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, pidió la palabra tras sentirse aludida por las declaraciones vertidas por el secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, quien la señaló como responsable directa de las informaciones publicadas estos días en torno al aeropuerto. Finalmente, el presidente de las Cortes, Francisco Pardo, le negó la palabra por considerar que Cospedal no había sido aludida.

La Proposición no de Ley se aprobó finalmente por unanimidad en los términos en los que el PP la había planteado, recabando el apoyo de las Cortes al aeropuerto de Ciudad Real como exponente claro de infraestructura de interés regional, y con el rechazo de la enmienda que el PSOE había presentado, que recababa de las administraciones competentes las actuaciones que permitan una ágil y dinámica explotación del aeropuerto, así como un completo desarrollo de todas las actividades contempladas en el Plan Director aprobado por Fomento.

POLÍTICA DE TIERRA QUEMADA

El debate del aeropuerto también protagonizó la interpelación presentada por el diputado del PP Marcial Marín, sobre urbanismo, donde reiteró las críticas a que se esté planeando una reforma de la LOTAU "por la puerta de atrás" por parte del PSOE en relación a esta infraestructura.

Desde el PSOE, el diputado José Molina, lamentó la "política de tierra quemada" de los 'populares' en este asunto, recordando que "se prende fuego y luego se recogen cenizas". Además, invitó a Marín a contarle primero a la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, lo que piensa sobre el aeropuerto y luego "venga aquí", preguntándose si el diputado del PP va a ser "el único listo y ético".

El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón negó las críticas del PP sobre la concesión de ayudas al planeamiento urbanístico de la Junta en función del color político de los municipios, porque se han concedido el cien por cien de las solicitadas, y aseveró --sobre el aeropuerto-- que el Consejo de Gobierno "nunca" va a autorizar ninguna actuación irregular urbanística que provoque un enriquecimiento irregular.