Brown dice que el R.Unido e Irak inician una relación moderna al acabar las operaciones

  • Londres, 30 abr (EFE).- El Reino Unido e Irak inician hoy una relación bilateral moderna, más profunda y de "iguales", señaló hoy el primer ministro británico, Gordon Brown, con motivo del fin de las operaciones de combate de su país en territorio iraquí.

Londres, 30 abr (EFE).- El Reino Unido e Irak inician hoy una relación bilateral moderna, más profunda y de "iguales", señaló hoy el primer ministro británico, Gordon Brown, con motivo del fin de las operaciones de combate de su país en territorio iraquí.

En una rueda de prensa junto a su colega iraquí, Nuri al-Maliki, en la residencia oficial de Downing Street, Brown dijo que hoy se cierra el capítulo de la misión de combate en Irak.

"Hoy damos pasos para fortalecer y profundizar nuestra relación, apoyar una asociación de iguales que sea duradera", señaló Brown tras indicar que los dos políticos han firmado una declaración de amistad, asociación y cooperación.

"Hoy marca el fin del capítulo de la misión de combate en Irak. La bandera de la Brigada Armada 20 será retirada mientras terminan las patrullas británicas de combate", afirmó el jefe del Gobierno.

"Irak está abierto a los negocios", resaltó Brown, quien indicó que el Reino Unido estrechará los vínculos con Irak en áreas de la educación y la cultura, mientras que Londres ayudará a facilitar la enseñanza del inglés en el país árabe.

Brown informó de que continuará la cooperación sobre la exploración de petróleo en el Golfo.

"El Reino Unido e Irak tienen lazos históricos profundos. Los últimos seis años han cambiado otra vez nuestra relación".

La repatriación de los 3.700 soldados que están en Basora (sur de Irak) se acelerará en los próximos días, una vez que el general británico a cargo del contingente entregue el mando a un general estadounidense en presencia del ministro de Defensa, John Hutton.

La ceremonia se celebrará esta tarde, horas después de finalizado un acto de homenaje a los 179 militares británicos que han perdido la vida desde la invasión de Irak en marzo de 2003.

El final de las operaciones pone fin a una de las misiones militares británicas en el extranjero más prolongadas, una campaña más larga -2.232 días- que las dos Guerras Mundiales juntas.

Una vez que el general británico Andy Salmon entregue el control militar al general estadounidense Michael Oates, el sur de Irak será supervisado por una división multinacional.

Se espera que a partir del mes que viene sólo permanezca en el país árabe un contingente de 400 militares dedicados a tareas administrativas y al entrenamiento de las fuerzas navales iraquíes.

Una vez se complete la retirada, el Gobierno británico se ha comprometido a abrir una investigación sobre los motivos que condujeron al Reino Unido a apoyar al ex presidente estadounidense George W. Bush en la decisión de invadir Irak.

En contra de la ONU, el Gobierno del ex primer ministro laborista Tony Blair fue el principal aliado de Bush para llevar a cabo la invasión de Irak tras argumentar que su presidente, Sadam Husein, mantenía vínculos con Al Qaeda y estaba en posesión de armas de destrucción masiva, en un arsenal que nunca apareció.