CPDS denuncia las violaciones de DDHH en Guinea y el apoyo "apenas camuflado" de las potencias a Obiang

El Informe sobre DDHH de la formación de Micó denuncia las torturas, la impunidad y la "ligereza de gatillo" de las fuerzas del orden

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La formación opositora legal Convergencia para la Democracia Social (CPDS) ha denunciado que las violaciones de los Derechos Humanos "siguen siendo una realidad indiscutible en Guinea Ecuatorial", un país en el que "la impunidad sigue siendo un factor determinante" y en el que el presidente, Teodoro Obiang Nguema, cuenta con "el apoyo apenas camuflado de los representantes de algunos grandes Estados democráticos", interesados en controlar "la producción de petróleo y de gas".

Asimismo, aseguró que a lo largo de 2008 se produjeron "numerosas violaciones de Derechos Humanos", entre las que destacó la tortura, "la intolerancia política", las "muertes de ciudadanos por disparos" de las fuerzas del orden (caracterizadas por la "ligereza de gatillo"), la "impunidad con la que actúan" las fuerzas de seguridad y los "desalojos y expropiaciones ilegales de terrenos privados".

"La lucha por acabar con la dictadura se revela cada vez más difícil, en menor medida a causa de la pasividad, miedo y resignación de los guineanos frente a ella, pero sobre todo, y ésta es la razón principal de esta dificultad, porque las grandes potencias se están disputando la producción de petróleo y de gas con el presidente Obiang como principal gestor", afirmó CPDS en su 'Informe sobre Derechos Humanos en Guinea Ecuatorial 2008'.

En estas condiciones, prosiguió, "no parece extraño" que las grandes potencias "miren para otro lado cuando la disidencia gesticula sobre la defensa del Estado de derecho, la democracia y el respeto de los Derechos Humanos, mientras Obiang controla a los ciudadanos con mano dura, los vigila, impide su libre movimiento, los empobrece y los lleva a la muerte, y no le pasa absolutamente nada, ni a él mismo, ni a los colaboradores y familiares que le acompañan en estas fechorías", prosiguió.

Todo ello ocurre gracias a que Obiang "puede contar con el apoyo apenas camuflado de los representantes de algunos grandes Estados democráticos", denunció la formación de Plácido Micó, secretario general y único diputado con que cuenta el CPDS en el Parlamento ecuatoguineano.

"Coincidiendo con la opinión que todos los relatores de la ONU que han visitado el país en los últimos años reflejan en sus respectivos informes", CPDS asegura que "las violaciones de los Derechos Humanos siguen siendo una realidad indiscutible en Guinea Ecuatorial". "Los esfuerzos que dicen desplegar los gobernantes no se traducen en mejoras significativas ni visibles, y la impunidad sigue siendo un factor determinante", prosiguió.

"Esta situación de violaciones persistentes", aseguró la formación opositora, "está íntimamente relacionada con el contexto político de inmovilismo y la influencia negativa que ejerce la explotación de hidrocarburos sobre el vacilante proceso democrático, iniciado en Guinea Ecuatorial en 1992, estancado desde 1996 y que, con la complicidad y el apoyo activo de las empresas petroleras, viene manifestando claros signos de retroceso hacia un sistema de partido único de hecho".

"LIGEREZA DE GATILLO"

CPDS recuerda en su informe que, en la misión que llevó a cabo en Guinea Ecuatorial del 9 al 18 de noviembre de 2008, el relator especial de la ONU sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes, Manfred Nowak, denunció que "el contexto que permite una práctica incontrolada de la tortura se caracteriza por el no funcionamiento de la administración de justicia y por lo tanto la ausencia de un Estado de derecho".

En su informe, Nowak recomendaba "una reforma integral del sistema institucional y jurídico de Guinea Ecuatorial que establezca órganos encargados de hacer cumplir la ley acordes con el Estado de derecho" y pedía a la comunidad internacional, "incluyendo a las empresas transnacionales, que garanticen que durante sus prácticas de cooperación al desarrollo y sus actividades comerciales no se conviertan en cómplices de las violaciones de los Derechos Humanos por parte de las autoridades del Estado".

Según el informe de CPDS, a lo largo de 2008 se produjeron "numerosas violaciones en toda la extensión del país". Entre ellas, destacó "la intolerancia política", que "conoció un recrudecimiento sin par en las elecciones legislativas y municipales del 4 de mayo".

También denunció "las muertes de ciudadanos por disparos de los cuerpos uniformados, propiciadas por la 'ligereza del gatillo' que les caracteriza, así como la impunidad con la que actúan, y los desalojos y expropiaciones ilegales de terrenos privados sin indemnización ni alternativa, so pretexto de fomentar el desarrollo del país".

40 AÑOS DE DICTADURAS

"La denuncia de las violaciones sigue siendo un acto de mucho coraje en Guinea Ecuatorial, debido a las represalias del régimen. Sufrir en silencio y ensalzar abiertamente al Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) en el poder es la norma para sobrevivir sin demasiados problemas", manifestó CPDS.

"En este contexto, muy poca reacción se puede esperar de una sociedad desorganizada, dividida y reventada; con un pueblo oprimido y debilitado por más de cuarenta años de dictaduras sucesivas, viviendo bajo el miedo y la resignación", denunció el partido de Micó.

"Sólo la sensibilización de la comunidad internacional y su activa implicación en el problema guineano pueden introducir cambios significativos en el régimen del señor Obiang y devolver esperanzas a la población", aseguró.