De La Vega contrapone la propuesta del PSOE de una Europa que "piense en las personas" con la de la "especulación"

Griñán pide un voto "no desde el odio", sino desde el "convencimiento" y con espíritu crítico

GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, incidió hoy en que en las próximas elecciones del 7 de junio se decide la "voz" y los "principios" por los que se regirá Europa, y contrapuso el modelo socialista, "que piensa en las personas y es respetuoso con la democracia", con el conservador, que es "el de la especulación y del sálvese quien pueda".

En un acto electoral en el Parque de las Ciencias de Granada, en el que estuvo acompañada por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, De la Vega vaticinó así que el PSOE ganará las elecciones, confiando en que es "posible" un Parlamento europeo con mayoría "progresista".

La vicepresidenta se preguntó cómo el PP y su candidato Jaime Mayor Oreja "pretenden hacer creer que defienden a la inmensa mayoría de los españoles" si dijeron "no" a la educación pública, a la sanidad gratuita y universal, y al empleo estable. Según mantuvo, los 'populares' nunca se han situado del lado de los trabajadores, y aún hoy "siguen diciendo no" a la Ley de Igualdad, a la reforma de la educación o a que "las mujeres decidamos sobre nuestra propia vida", en alusión a la Ley del Aborto.

"¿A quién van a engañar si cada vez que se les pide ayuda o los españoles necesitan su apoyo para seguir avanzando o protegerse ante la dificultad miran para otro lado?", inquirió De la Vega, para quien las diferencias entre 'populares' y socialistas son "enormes". El PP, dijo, defiende el 'decretazo' y "facilitar el despido", recorte en la inversión pública, reducir la protección por desempleo, o alargar la jubilación y quieren "paralizar" las políticas sociales y una Europa de la "especulación y del sálvese quien pueda".

Enfrente se sitúa, según apuntó, el modelo progresista, que aboga por la estabilidad en el empleo, el fortalecimiento de las políticas sociales, la inversión pública para reactivar la economía y garantizar los derechos de los trabajadores.

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, criticó a aquellos "que piden el voto utilizando el miedo" y animó a acudir a las urnas en los próximos comicios "no desde el odio, que corroe las entrañas", sino desde el "convencimiento". En ese sentido, dijo que los socialistas no quieren "borreguitos" sin espíritu crítico e hizo un llamamiento a la participación, porque eso es "hacer política".

LLAMAMIENTO A LA PARTICIPACIÓN

"Cuando no se vota, la política la hacen los otros, los poderosos. Cuando no votamos, no valemos nada", dijo Griñán, para quien Andalucía y Europa "han dialogado siempre". De un lado, la comunidad autónoma ha recibido los fondos estructurales para la construcción, por ejemplo, de carreteras y centros educativos y, de otro, fueron los emigrantes andaluces los que "construyeron piedra a piedra" el continente, mucho antes del año 1986, "cuando Felipe González hizo que aquellos emigrantes fueran ciudadanos de aquello que habían construido".

Asimismo, criticó que el PP "negara" en sus ocho años de Gobierno de José María Aznar sus derechos a Andalucía y que la Comunidad Autónoma perdiera "4.000 millones" de los fondos europeos. "Exigimos nuestro derechos, lo vamos a hacer siempre, porque de eso depende también el que nosotros podamos comprometernos. Queremos que Andalucía esté cada vez más vertebrada, ese eje diagonal que nos lleve desde Granada a Lisboa, o desde Estepa hasta Valencia, y queremos la alta velocidad para toda Andalucía", señaló.

Griñán, que apostó por una buena educación para alcanzar la libertad que postulaba Fernando de los Ríos, incidió, al igual que la vicepresidenta, que han sido los gobiernos socialistas los que han puesto en marcha leyes como las de Igualdad, la de Pensiones, la de la Sanidad, la de Dependencia o la de Educación, por lo que por eso es tan importante "un gobierno u otro".

También se refirió el presidente del Ejecutivo andaluz a la actual crisis, causada no por el "ladrillo" sino por la "especulación", y mostró su convencimiento en que el país puede salir incluso fortalecido de ella, para lo que abogó por apoyar en Andalucía al sector privado y para favorecer la inversión y evitar el desplome de la construcción y por la obra pública para generar empleo.

En el acto de hoy, en el auditorio de un Parque de las Ciencias abarrotado de militantes y simpatizantes socialistas, han participado el secretario provincial del PSOE de Granada, Francisco Álvarez de la Chica, y la eurodiputada socialista Francisca Pleguezuelos.