El PNV advierte que realizará "una oposición dura" a López

BILBAO, 30 (EUROPA PRESS) El presidente del PNV alavés, Iñaki Gerenabarrena, anunció hoy que su formación realizará "una oposición dura, por no decir muy dura o durísima" al futuro Gobierno vasco dirigido por el socialista Patxi López, que no debe esperar ni "aire" de los nacionalistas. En una entrevista en Punto Radio, recogida por Europa Press, Gerenabarrena aseguró que le gustaría saber "si son capaces el Partido Socialista y el Partido Popular de ponerse de acuerdo para un programa de gobierno que es absolutamente imposible, porque son como el agua y el vino". "Hemos sido responsables toda nuestra vida, lo seguiremos siempre, pero que nadie espere aire de nosotros. Si el Partido Socialista decide que con quien tiene que intentar resolver los problemas de este país es con el PP, que lo haga en todas las instituciones, desde el último de los Ayuntamientos hasta el Gobierno del Estado", advirtió. Además, criticó que en los próximos cuatro años los ciudadanos se tendrán que "ir acostumbrando" a ver que, "como ya dijo Basagoiti", es el presidente del PP vasco "el que pone y quita lehendakari". En este sentido, explicó que no podemos "engañarnos porque será el PP quien "va a marcar la línea política" del Gobierno vasco "desde el primer día, desde la elección de la Mesa" del Parlamento. Respecto a la izquierda abertzale, señaló que "las cosas van a ser muy distintas" en este mundo porque la "tendencia" será proclive a que se conformen "dos grandes siglas de obediencia española y dos grandes siglas abertzales, una conformada por el PNV y otra por un movimiento que se tiene que ir dando de forma natural, aglutinando en torno a Aralar o en torno a la izquierda abertzale que, tanto desde el punto de vista de lo moral como desde lo político, debería dejar de hacer cosas que son absolutamente anormales". Gerenabarrena, que también es vicepresidente de Caja Vital Kutxa y responsable de su Obra Social, explicó que las cajas vascas, especialmente la alavesa, están "muy lejos" de la situación presentada por la Caja castellano manchega, que ha tenido que ser intervenida por el Banco de España.