El PP insistirá hoy en que Caamaño o Zapatero acudan al Congreso por la cacería y la separación de poderes

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El PP insistirá hoy en la Junta de Portavoces del Congreso en la necesidad de que el nuevo ministro de Justicia, Francisco Caamaño, o incluso el propio presidente del Gobierno, comparezcan la próxima semana en el Pleno para explicar el fin de semana de cacería que compartieron Mariano Fernández Bermejo y el juez Baltasar Garzón en medio de la supuesta trama de corrupción vinculada al PP. Además, también solicitarán la presencia del vicepresidente económico, Pedro Solbes, para que dé cuenta de la situación en la que se encuentra el sistema financiero. En rueda de prensa en el Congreso, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, reiteró que el PP registró en su día la comparecencia de Bermejo por lo que ya llaman 'caso cacería' y que, al dimitir, mantienen esa petición porque, a su juicio, se hace necesario conocer la posición del PSOE sobre "qué entiende acerca de la separación de poderes". HAY COSAS QUE NO SE TAPAN CON DIMISIONES "Con la dimisión de Fernández Bermejo --no por voluntad propia sino porque fue pillado en actividades absolutamente reprochables--, hemos conocido esa situación de confusión que hay a veces en el PSOE entre el Poder Ejecutivo y el Judicial, y sería bueno conocer, por boca del nuevo ministro de Justicia, qué opina de estos hechos", arguyó la portavoz 'popular', recordando que en una cena de esa montería también estuvo presente el comisario general de la Policía Judicial, Juan Antonio González. Y es que, según defendió Sáenz de Santamaría, "hay cosas que no se tapan con dimisiones". "Los hechos están ahí y trascienden a la figura de Bermejo", sostuvo, antes de subrayar que el PP estaría "encantado" en que, en vez de Caamaño, acudiera a la Cámara Baja para hablar sobre este asunto el propio jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. Asimismo, la responsable 'popular' justificó la solicitud de comparecencia del vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, en la conveniencia de que detalle la situación en la que se encuentra el sistema financiero. SOLBES DEBERÍA VALORAR MÁS TENER TRABAJO "Le pediría que siga considerando que es el ministro de Economía y Hacienda, por mucho que le pese el cargo", ironizó Sáenz de Santamaría haciendo referencia a la envidia que Solbes dijo tener de Bermejo por ser ya ex ministro. "Todos los que tenemos trabajo, deberíamos valorarlo mucho más", le replicó. La semana pasada, los 'populares' defendieron la urgencia de ambas comparecencias y plantearon que se celebraran en la primera semana de marzo, en la que no se prevé ninguna sesión plenaria dado que, generalmente, cada mes hay una semana sin sesiones plenarias, que suele coincidir con los primeros días del mes. A este respecto, Sáenz de Santamaría añadió: "Espero que el PSOE, al que ahora le han entrado ganas de trabajar, empiece a predicar con el ejemplo" y la semana que viene se celebre una sesión plenaria sobre las cuestiones para las que solicitan la presencia de Caamaño y Solbes. CAAMAÑO RECOGE UN MINISTERIO HECHO UNOS ZORROS A la portavoz 'popular' también se le preguntó por el nuevo ministro de Justicia y por si su presencia en el Ministerio acabará por desbloquear el Pacto por la Justicia. Sobre la primera de las cuestiones, Sáenz de Santamaría elogió "la capacidad de trabajo" de Francisco Caamaño, de la cual dijo que tendrá que echar mano teniendo en cuenta que su antecesor le ha dejado la cartera "hecha unos zorros". Aunque subrayó que Caamaño, como ex secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, es "un buen conocedor" del Parlamento, le afeó el hecho de haber sido uno de los negociadores del Estatuto de Cataluña, "la Ley con más artículos recurridos", recordó. En cuanto al Pacto por la Justicia, roto por el PP tras saltar a la palestra la polémica sobre la cacería, la dirigente 'popular' confió en que el nuevo titular de Justicia "asuma íntegramente" los puntos de ese acuerdo que impulsaron Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero pasando de los papeles a los hechos. Y es que, según defendió, los 'populares' procurarán que ambas partes vuelvan a trabajar juntas por mejorar la administración de Justicia.