El proceso de reformas estatutarias pierde ritmo y sólo Extremadura elevará un texto al Congreso en los próximos meses

El agua ha encallado el de C-LM, mientras que el gallego y el canario fueron retirados

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El proceso de reformas estatutarias de la pasada legislatura pierde ritmo en el segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero y la actividad en los parlamentos autonómicos para acordar nuevos estatutos pierde intensidad, siendo Extremadura la única comunidad que tiene previsto elevar en los próximos meses un texto al Congreso de los Diputados.

La primera legislatura del Gobierno socialista animó a un proceso descentralizador y varias comunidades siguieron el impulso de Cataluña llevando al Congreso nuevos textos estatutarios con los que actualizar las normas autonómicas en vigor desde los años siguientes a la transición, algunos con mayor repercusión que otros.

Ahora, un año después de que el PSOE volviera a ganar las elecciones generales, sólo Extremadura tiene previsión de elevar su reforma estatutaria al Congreso de los Diputados en los próximos meses una vez que los dos partidos mayoritarios ya han pactado su contenido. Mientras, el Estatuto de Castilla-La Mancha sigue bloqueado en las Cortes.

Un total de seis autonomías modificaron sus estatutos en la anterior legislatura, por orden cronológico, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Islas Baleares, Andalucía, Aragón y Castilla y León, autonomías que consiguieron elevar su techo competencial y aprovecharon para blindar sus ríos, estableciendo reservas estratégicas ante posibles trasvases.

Precisamente el tema del agua es el que ha encallado la reforma del estatuto de Castilla-La Mancha en el Congreso, pendiente del acuerdo entre el PSOE y el PP sobre la forma de encajar la fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura que el texto fija en 2015, límite que marca la Directiva marco sobre agua para cumplir los objetivos medioambientales.

La reforma del estatuto extremeño inicia en los próximos días su tramitación en las Cortes regionales después de que el PP y el PSOE llegaran a un acuerdo sobre el contenido de la propuesta, que los principales negociadores esperan que se apruebe en la Asamblea extremeña antes del verano para que el Congreso le dé el visto bueno antes de fin de año.

Los dos principales partidos basan sus previsiones en que la propuesta que saldrá de las Cortes extremeñas no presenta aspectos polémicos ni sobre identidad ni sobre competencias, aunque sí plantea que la Comunidad reciba "asignaciones extraordinarias" de inversión y una cantidad equivalente al 1 por ciento del PIB regional para converger con la media nacional.

REFORMAS FRUSTRADAS EN CANARIAS Y GALICIA

En Canarias, cuyo estatuto se retiró del Congreso en 2007 por el cambio en la relación de fuerzas tras las elecciones autonómicas, las negociaciones no dan pasos en firme para sumar al PSOE al pacto entre PP y CC (formaciones que componen el Ejecutivo regional) por sus discrepancias con relación a la ley electoral canaria.

El PSOE canario quiere que se baje del 30 por ciento al 5 la barrera electoral en las circunscripciones insulares para acceder al Parlamento regional, mientras que para los 'populares' esta propuesta "no soluciona nada" puesto que a su entender no "mitiga" las diferencias en el valor del voto de los ciudadanos que viven en las islas menores.

La reforma del Estatuto gallego fracasó en la pasada legislatura autonómica pese a que era una de las prioridades del anterior bipartito y aunque el nuevo presidente, Alberto Núñez Feijóo, se comprometió en su en su discurso de investidura a presentar un texto que respete la "legalidad constitucional", a día de hoy no ha aportado plazos.

Feijóo se mostró entonces dispuesto a "participar activamente" en una reforma del Estatuto, así como a "conversar con los nuevos líderes de los otros grupos parlamentarios" con la finalidad de "encontrar la mejor de las rutas" para ello, aunque subrayando que el nuevo texto "tendrá que respetar tanto la letra como el espíritu de la Constitución".

Otras comunidades han abierto en este tiempo ponencias de estudio ante una futura reforma de sus normas estatutarias. Sin embargo, únicamente Asturias tiene más avanzados los trabajos y ya han llegado a acuerdos en asuntos concretos como que el nuevo texto incorpore el reconocimiento de la Comunidad como "región europea"