El PSOE se plantea demandar a siete cargos del PP por el caso de los asesores de Diputación

ALMERÍA, 6 (EUROPA PRESS)

El secretario de Relaciones Institucionales y Política Municipal del PSOE de Almería y parlamentario andaluz, Juan Antonio Segura Vizcaíno, anunció hoy que los servicios jurídicos de su partido se plantean acudir a los tribunales para interponer demandas contra varios políticos del PP al entender que se ha atentado contra "la dignidad y la imagen" tanto personal del PSOE como de la institución provincial.

En rueda de prensa, Segura Vizcaíno indicó que entre los presuntos futuros demandados se encuentran el líder del PP en Andalucía, Javier Arenas, el secretario nacional de Política Autonómica y Local del PP, Juan José Matarí, el portavoz del PP en Diputación, José Fernández, el diputado provincial del PP Manuel Alías, el diputado provincial Miguel Ángel Castellón, la diputada nacional del PP Carmen Navarro, y al parlamentario andaluz del PP José Cara.

Segura Vizcaíno argumentó que se había dañado la imagen de los políticos del PSOE, por lo que exigió al PP que pidiera disculpas públicamente ante "afirmaciones ofensivas que han dicho como sinvergüenzas, ladrones, gentuza que roban a todos los almerienses, chupópteros, malversadores, sustracción de dinero público, prevaricadores, sicilianos, camorristas y macarras", entre otros insultos.

Así, el parlamentario del PSOE indicó que la Fiscalía, a su juicio, ha dicho "que han mentido", por lo que para él, "la verdad haquedado clara", ya que según mantiene, lo que el PP dijo al descubrirse el caso "eran afirmaciones falsas sobre los cargos de libre designación de la Diputación, también sobre la financiación ilegal y la prevaricación".

"CORTINAS DE HUMO"

Durante su intervención, Segura Vizcaíno señaló que el caso de los asesores de la Diputación de Almería "ha sido un intento de manipulación del PP para tapar escándalos en el seno de los populares en lugares como Madrid y Valencia".

Así, el parlamentario andaluz dijo que "no todo vale en política", por lo que criticó lo que, a su consideración, es una "estrategia para desprestigiar a quien gobierna en las ocho diputaciones de Andalucía y esconder los escándalos del PP en Valencia y Madrid".