El Reino Unido e Irak celebran el fin de las operaciones de combate de las tropas británicas

  • Bagdad, 30 abr (EFE).- Las autoridades iraquíes y británicas celebraron hoy el final de las operaciones de combate del Ejército del Reino Unido en Irak en una ceremonia en Basora, a unos 550 kilómetros al sur de Bagdad.

Bagdad, 30 abr (EFE).- Las autoridades iraquíes y británicas celebraron hoy el final de las operaciones de combate del Ejército del Reino Unido en Irak en una ceremonia en Basora, a unos 550 kilómetros al sur de Bagdad.

Durante el acto, al que asistió el ministro de defensa del Reino Unido, John Hutton, y que fue transmitido por el canal de televisión estatal Al Iraquía, la bandera británica fue arriada de la base donde están confinados los soldados británicos, a unos 20 kilómetros al oeste de la ciudad de Basora, la segunda mayor de Irak.

En un discurso ante la tropa, el general de brigada británico Tom Beckett señaló que "hoy se marca el fin de la misión de combate del Reino Unido en apoyo al Gobierno de Irak, pero no es el final de la relación entre el Reino Unido e Irak".

"Estamos tristes por dejar a nuestros amigos iraquíes, pero nos vamos sabiendo que hemos hecho nuestro trabajo, y lo hemos hecho bien", agregó Beckett.

La ceremonia se celebró horas después de un acto de homenaje a los 179 militares británicos que han muerto desde la invasión de Irak por una coalición multinacional, encabezada por EEUU y el Reino Unido, en marzo de 2003, que derrocó el régimen del dictador iraquí, Sadam Huseín, ejecutado en la horca tres años después.

La repatriación de los 3.700 soldados británicos que quedan en Basora se acelerará en los próximos días.

A finales del mes pasado, los británicos iniciaron su retirada de esa ciudad en una ceremonia en el aeropuerto internacional de la misma, donde entregaron su posición a un comandante estadounidense.

Se espera que a partir del próximo mes permanezca en Irak un contingente de 400 militares, dedicados a tareas administrativas y al entrenamiento de las fuerzas navales iraquíes.

La retirada de las tropas británicas, que se producirá de manera gradual, culminará a finales del próximo mes de julio.

El Reino Unido aprobó en el 2003 el envío de 45.000 efectivos para participar en la invasión militar de Irak, que condujo al derrocamiento de Sadam Husein.

A finales del 2007, el contingente, ya reducido a 4.500 militares, cedió el control de la seguridad de la provincia de Basora a las fuerzas iraquíes y desde entonces, permanecían confinado en una base en la ciudad del mismo nombre, dedicados al entrenamiento de los soldados iraquíes.