Kechu Aramburu asegura que dejó IU al no reconocerse en el proyecto y no sentirse cómoda para seguir trabajando

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

La ex diputada y europarlamentaria de IU Kechu Aramburu aseguró hoy que decidió abandonar la federación de izquierdas porque no se reconoce en el proyecto y no se siente cómoda para seguir trabajando y abordando los retos que se puedan plantear.

En declaraciones a Europa Press, Aramburu explicó que su decisión es "firme" pues aunque "me siento madre de la criatura, ya que participé en la puesta en marcha de Convocatoria por Andalucía, ahora no me reconozco en el proyecto y no me siento cómoda como para seguir trabajando y asumiendo nuevo objetivos".

La histórica dirigente de IU, que notificó el pasado 14 de mayo por carta su baja en la militancia de la federación de izquierdas, afirmó que su decisión es lo "más honesto" que ha podido hacer, ya que "no tenía sentido continuar en un proyecto con el que no me siento identificada".

En este sentido, Aramburu advirtió de que "lo más honesto" en estos momentos era "notificar mi baja y poder así seguir mi camino, con mis apuesta por lo social y por seguir trabajando por los demás". En este contexto, la histórica dirigente de IU quiso dejar claro que en estos momentos no se plantea nada sobre su futuro, ya que "ahora toca mi despedida, que se produce con dolor, pero con honestidad".

De esta forma, no quiso pronunciarse sobre su futuro ni sobre las decisiones que pueda tomar en próximas fechas, aunque sí admitió que su futuro es "imprevisible", pues "no se puede decir de este agua no beberé".

Mientras, en la carta de baja remitida al coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, la histórica dirigente de IU defiende su "lealtad y compromiso" con la organización, aunque considera que las "elucubraciones" sobre su fidelidad hacen "imposible" su "convivencia" en el seno de la federación andaluza de izquierdas.

En la carta, Aramburu relata que durante la investidura como alcalde de Córdoba de Andrés Ocaña en relevo de Rosa Aguilar, actual consejera de Obras Públicas y Transportes tras abandonar IU, Valderas le mostró "la cara más dura de algunos dirigentes de la organización que coordinas", aludiendo a "insinuaciones, acusaciones de deslealtad y sospechas".

"Me preguntaste por qué no te había informado de algunas cuestiones políticas y personales que conocía en función de mi amistad con Rosa Aguilar e incluso me atribuiste el haber estado presente en un supuesto pacto con el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, para 'la operación Rosa'. Con tu elucubración me hiciste llegar, una vez más, que ya no es posible la convivencia dentro de la organización", señala Aramburu en el escrito.