Kosovo.- Rajoy dice que las "cantamañanadas" y la "demagogia barata" del Gobierno crea una "brutal" pérdida de confianza

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) El líder del PP, Mariano Rajoy, reprochó hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que haya gestionado el anuncio de la retirada española de Kosovo con "frivolidad" y haciendo "cantamañanadas" y a la ministra de Defensa, Carme Chacón, que recurriera a la "demagogia barata" al justificarse alegando que había considerado conveniente informal en persona a los soldados destacados en la ex provincia serbia. En una entrevista a Telecinco, recogida por Europa Press, el presidente del primer partido de la oposición insistió en que este comportamiento va a redundar en una "pérdida de confianza brutal en el Gobierno de España". En cualquier caso, recordó que estuvo de acuerdo con el Ejecutivo cuando no reconoció la independencia unilateral de Kosovo y que, desde el primer momento él abogó por la retirada de las tropas españolas. "Si no creemos en la independencia de Kosovo, ¿qué pintamos allí?", reiteró. Eso sí, hizo hincapié en que España tiene que replegar a sus soldados "hablándolo, pactándolo y acordándolo con los aliados". "Tu no te puedes ir de un sitio en media hora", apostilló. En opinión del líder del PP, este episodio ha vuelto a poner de manifiesto que el Gobierno actúa siempre con el deseo de "salir en las televisiones". En este punto, arremetió contra Chacón, tildando de "demagogia barata" su explicación de que quería comunicar la retirada "antes a los soldados que a la gente". "Esto son temas serios y no es cojo un avión, me escondo de la autoridades de allí y me voy con las televisiones. Se tiene que ir a comunicado después de hablar con todo el mundo y después de pactar cuándo va a ser la retirada. No se puede ser frívolo ni, con perdón, hacer cantamañanadas en temas tan serio como esos", sentenció. OPERACIÓN EN PEREJIL. Rajoy también se refirió a la alusión que ayer hizo Zapatero a la operación militar que tuvo lugar en el islote de Perejil durante el Gobierno del PP. En este punto, recordó que el Ejecutivo de José María Aznar intentó "por las buenas" que Marruecos abandonase el islote que había "invadido" y que, como el país árabe no lo hizo, optó por "entrar" en Perejil. Desde su punto de vista si no se hubiera actuado se habría abierto la puerta a una hipotética entrada de Marruecos también en Ceuta o Melilla. Por eso, preguntó a Zapatero si recibiría con un "abrazo, un aplauso o daría dinero" a otro país entrase en territorio nacional. "Es algo verdaederaebte absurdo", concluyó.