La polémica sobre los gastos de los diputados británicos llega a las Alpujarras

  • Londres, 12 may (EFE).- Margaret Moran, la diputada laborista que mantuvo un enfrentamiento con los vecinos de Caratáunas (Granada) por cerrar un camino de uso común, figura entre los parlamentarios británicos acusados de cargar gastos particulares al erario público, un asunto que está causando una gran polémica en el Reino Unido.

Londres, 12 may (EFE).- Margaret Moran, la diputada laborista que mantuvo un enfrentamiento con los vecinos de Caratáunas (Granada) por cerrar un camino de uso común, figura entre los parlamentarios británicos acusados de cargar gastos particulares al erario público, un asunto que está causando una gran polémica en el Reino Unido.

El diario "The Daily Telegraph", que publica desde hace días detalles de los abusos de diputados informa hoy de que Moran tiene otras tres casas en el Reino Unido, además de la que comparte con su hermano en este pueblo de las Alpujarras, al que viaja esporádicamente desde hace dos décadas.

Moran, diputada por la circunscripción de Luton South (norte de Londres), está en el centro del huracán de esta gran controversia política y social, porque empleó la partida asignada para compensar sus desplazamientos a Londres como parlamentaria para pagar gastos de sus tres casas en el Reino Unido y de la cuarta en España.

Con un salario anual de 64.766 libras (72.172 euros al cambio actual), la diputada reclamó 74.904 libras (83.472 euros) entre 2004 y 2008 para gastos relacionados con su segunda vivienda, que incluyeron una nueva moqueta para una de sus casas, un nuevo baño en otra y la reparación de los suelos de madera de la tercera.

Según la información de "The Daily Telegraph", Moran también destinó parte del dinero con el que se deben financiar las actividades de su despacho de parlamentaria para pagar muebles destinados a su casa de Caratáunas por valor de 1.104,34 libras.

Afirma este diario que no es la primera vez que Moran intenta utilizar el dinero público en relación con su casa granadina.

En 2006, cuando decidió cerrar la vía comunal que atraviesa su finca y que da paso a otros cortijos de la zona, utilizó papel con el membrete oficial de la Cámara de los Comunes para informar del cierre del camino en la verja que instaló ilegalmente.

Cuando la prensa británica informó de que Moran estaba utilizando papel oficial del Parlamento para asuntos no relacionados con el mismo, la diputada acudió a abogados especializados en los medios de comunicación, que le cobraron 881,25 libras por sus servicios.

La minuta fue cargada también a los gastos de su circunscripción, pero la oficina parlamentaria encargada de revisar este tipo de partidas decidió rechazarla y Moran tuvo que pagar de su bolsillo.

El enfrentamiento de Moran con otros vecinos "gatos" -gentilicio de Caratáunas- lo cerró en abril de 2007 un juzgado de Órgiva (Granada), que decretó que la diputada debía "abstenerse de realizar cualquier acto que impida o estorbe el paso" por su finca.

La diputada y su hermano llegaron a contratar una excavadora para hacer desaparecer el camino, pero la denuncia presentada por la asociación de vecinos "Padre Eterno" -nombre del valle donde está la propiedad de los Moran- y varias familias consiguió detenerles.

La Guardia Civil intervino para apaciguar los ánimos, porque el hermano de la diputada y varios vecinos casi llegaron a las manos.

Los Moran manifestaron entonces que su idea era mejorar el acceso que atraviesa su finca para el disfrute de todos los vecinos y se quejaron de que el constante trasiego de vehículos, sobre todo en los meses de vacaciones, les perjudicaba a la hora de alquilar la vivienda por temporadas mientras ellos están en el Reino Unido.