La situación de las arcas públicas será una de las prioridades del PP en el traspaso de poderes, que comenzará esta semana

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 (EUROPA PRESS) El PPdeG priorizará la cuestión económica en el traspaso de poderes y, así, la situación de las arcas públicas será uno de los primeros asuntos que centren las conversaciones que mantendrán el Gobierno saliente y el entrante y que se iniciarán esta misma semana, después de la constitución del Parlamento que tendrá lugar mañana. Fuentes populares explicaron a Europa Press que, en plena crisis económica, conocer los ingresos y los gastos de la Xunta a estas alturas del ejercicio presupuestario es parte de la información que solicitarán al bipartito, con el que también pretenden departir sobre los asuntos administrativos que requieren "decisiones inmediatas". A modo de ejemplo, citaron la organización de la campaña de incendios o la convocatoria de oposiciones y precisamente para dar respuesta a estos trámites "más urgentes", confían en que el relevo en el Gobierno gallego se produzca de forma "coordinada" y "ágil". Por su parte, el PP dice estar "listo" para iniciar el traspaso de poderes, un proceso que han reclamado de forma insistente desde la semana posterior a las elecciones del 1 de marzo que les otorgó la mayoría absoluta y para el que Feijóo ha designado a dos de sus máximos colaboradores. Así, los encargados de negociar con el Gobierno saliente serán los diputados Pedro Puy y Agustín Hernández, ambos con responsabilidades en el anterior Gobierno Fraga --Puy ocupó en el último Ejecutivo popular la Dirección Xeral de Relacións Institucionais y Hernández la de Obras Públicas--. Mientras, fuentes del bipartito confirmaron a Europa Press que están "a disposición" del PPdeG para iniciar las conversaciones a partir de mañana, el plazo fijado por el presidente de la Xunta en funciones, Emilio Pérez Touriño, para comenzar el proceso. Los representantes del Ejecutivo saliente serán el conselleiro de Presidencia en funciones, José Luis Méndez Romeu; y el secretario xeral de Presidencia, Gumersindo Guinarte, ambos socialistas. PRECEDENTES En el precedente más inmediato, el traspaso de poderes de la era de Manuel Fraga al bipartito estuvo pendiente hasta después del escrutinio del voto emigrante, que se inició el 27 de junio de 2005, una semana después de la fecha de las elecciones, ya que hubo que esperar a los resultados de ese recuento para confirmar que el PP se quedaba, con 37 escaños, a uno de la mayoría absoluta. El 29 de junio de 2005, Fraga dio órdenes a su gabinete de acelerar la transferencia de la Xunta a PSdeG y BNG, pero hasta el 22 de julio, Fraga y Touriño no se reunieron para organizar el traspaso de poderes, cuando acordaron designar sendas comisiones, una por parte del Gobierno saliente y otra del entrante, para ejecutar el traspaso de poderes. El propio Núñez Feijóo, por aquellas fechas vicepresidente primero de la Xunta, junto con Xosé Manuel Barreiro, y el conselleiro de Presidencia, Jaime Pita, fueron designados para integrar la comisión del gobierno saliente que negoció el traspaso de potestades. Por parte del bipartito, Romeu fue uno de los designados para las negociaciones, en las que también participaron el nacionalista Alfredo Suárez Canal, después conselleiro de Medio Rural; y el socialista Ismael Rego, portavoz del PSdeG en la Cámara la pasada legislatura.