Los socialistas quieren un cambio en la UE y poner freno al exceso de liberalismo

  • Toulouse (Francia), 24 abr (EFE).- Los cabezas de lista socialistas de los países de la UE lanzaron hoy su campaña para las próximas elecciones a la Eurocámara pidiendo el voto para dar un cambio a las instituciones europeas y poner freno al excesivo liberalismo financiero del que culpan de la crisis.

Los socialistas quieren un cambio en la UE y poner freno al exceso de liberalismo

Los socialistas quieren un cambio en la UE y poner freno al exceso de liberalismo

Toulouse (Francia), 24 abr (EFE).- Los cabezas de lista socialistas de los países de la UE lanzaron hoy su campaña para las próximas elecciones a la Eurocámara pidiendo el voto para dar un cambio a las instituciones europeas y poner freno al excesivo liberalismo financiero del que culpan de la crisis.

"Tenemos que construir una nueva Europa, algo menos salvaje que este capitalismo financiero", declaró la primera secretaria del Partido Socialista de Francia, Martine Aubry, que hizo las veces de anfitriona en un mitin en Toulouse (sur francés) con los "números uno" de las candidaturas a los comicios europeos de junio próximo.

Aubry insistió en que los socialistas no quieren "ese liberalismo financiero sin reglas que mata incluso a la gente que lucha por su trabajo" y se mostró convencida de que con las elecciones a la Eurocámara "el 7 de junio podemos cambiar el curso de la historia europea cambiando la mayoría parlamentaria".

El candidato del Partido Socialista español a estos comicios, Juan Fernando López Aguilar, uno de los más aplaudidos por las alrededor de 2.000 personas asistentes al mitin, se declaró "orgulloso de compartir el mensaje" del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, "que se ha comprometido a salir de esta crisis protegiendo a los más débiles".

López Aguilar, que agradeció a Toulouse por haber acogido a su abuelo cuando llegó como "exiliado" de Canarias, insistió en que los socialistas tienen que ganar las elecciones de junio para hacer frente a "una crisis severa" que "genera sufrimiento"

"Tenemos que salir de la crisis, pero no de cualquier forma (...), sino siendo fieles a nuestros valores, al modelo social europeo, a nuestro compromiso con los ciudadanos", subrayó, poco antes de dar paso a un vídeo grabado por Rodríguez Zapatero.

En esa grabación, el jefe del Ejecutivo español insistió en que con una victoria socialista "vamos a conseguir una Europa que mantenga el modelo social, que extienda las políticas sociales", que promueva en el mundo "una política multilateral", de desarme y de lucha contra el cambio climático y contra la pobreza.

"El rumbo tiene que ser un rumbo progresista", concluyó Rodríguez Zapatero, cuya política había sido alabada por Aubry, como la del primer ministro británico, el laborista Gordon Brown, para contraponerlas con la del presidente francés, Nicolas Sarkozy, a quien reprochó no haber realizado "un plan de relanzamiento digno de ese nombre", como hacen los gobiernos de izquierdas europeos.

Precisamente, "un nuevo plan de relanzamiento para Europa con inversiones coordinadas en materia de empleo y de crecimiento verde" es la primera de las siete medidas que los socialistas europeos se comprometen a poner en marcha en un plazo de cien días, si ganan los comicios de junio.

Las otras son "un pacto europeo para el empleo", "una nueva carta de derechos de la mujer" para garantizar la igualdad de oportunidades, "un pacto para el progreso social" a fin de hacer frente a las consecuencias sociales de la crisis y "una reglamentación y supervisión eficaces de los mercados financieros".

Asimismo, contemplan "una nueva solidaridad" entre los Estados de la UE y "una hoja de ruta" para acordar en el G-20 regulaciones de los mercados.

En su declaración, los socialistas europeos reiteran que "las personas no tienen que pagar por esta crisis de la que no son responsables", sino que "es consecuencia de la avidez, de la irresponsabilidad y de los excesos de los mercados financieros".

Exigieron también "nuevos dirigentes" en la UE y, en particular, Aubry despotricó contra el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; contra el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi y, de forma especial, contra Sarkozy.

López Aguilar, quien recordó que en los últimos años "Europa ha estado escorada a la derecha", alertó de que el modelo social europeo "no está asegurado en el futuro inmediato. Lo tenemos que ganar ganando las elecciones".

El presidente del Partido Socialista Europeo, Poul Nyrup Rasmussen, que junto a Aubry, López Aguilar y otros dirigentes se había reunido horas antes con sindicalistas de Airbus y de una planta del fabricante de equipamientos para el automóvil Molex que va a cerrar, afirmó que "hay que desarrollar una política industrial europea" con "una estrategia de inversión" a escala europea.