Múgica cree que la niña estaba "desesperada" por tener que volver a Casa Joven

  • Madrid, 20 abr (EFE).- El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, cree que la niña de 14 años que ha muerto tras tirarse de un coche en marcha lo hizo porque "estaba desesperada y no quería volver al centro" de menores Casa Joven de Azuqueca de Henares, gestionado por la Fundación O'Belén.

Investigan la muerte de una niña que se tiró de un vehículo en el viaje de vuelta a un centro de menores

Investigan la muerte de una niña que se tiró de un vehículo en el viaje de vuelta a un centro de menores

Madrid, 20 abr (EFE).- El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, cree que la niña de 14 años que ha muerto tras tirarse de un coche en marcha lo hizo porque "estaba desesperada y no quería volver al centro" de menores Casa Joven de Azuqueca de Henares, gestionado por la Fundación O'Belén.

En declaraciones a Efe, Múgica ha afirmado que su oficina ha abierto una investigación de oficio para aclarar la muerte de la niña S.G., que el pasado día 12 se tiró de una furgoneta en marcha cuando regresaba al centro de menores tras pasar una vacaciones con familiares.

"Nos consta que la Fiscalía ya ha intervenido también", ha dicho Múgica tras señalar que este centro es "de los peor gestionados de España", donde los niños sufren una "total falta de cuidados necesarios y tratamientos absolutamente inadecuados".

"La niña tenía que estar desesperada por algo para tirarse de un coche en marcha antes que volver a ese centro", ha apuntado Múgica, quien rechazó las explicaciones de la Fundación O'Belén con un tajante "¡Ya está bien! Esta fundación siempre echando balones fuera. La niña debía de estar desesperada y vamos a averiguar por qué".

Además, Múgica ha subrayado que "recientemente, en otros centros gestionados por esta misma fundación ha habido un suicidio y un conato de suicidio, lo que nos ha producido un alta alarma".

Estos sucesos tuvieron lugar hace unos meses, coincidiendo con la presentación en el Congreso de los Diputados de un informe elaborado por la oficina del Defensor del Pueblo sobre irregularidades en la gestión de los centros y los tratamientos a los que son sometidos los niños.

El informe reveló que en muchos centros se llevan a cabo "prácticas contrarias" a los derechos de los niños y que la mayoría realiza contenciones físicas y mecánicas en situaciones de alteración del menor, en ocasiones con una agresividad "desproporcionada" y varias veces al día.

"El caso de esta niña nos confirma, mediante la tragedia, que los comportamientos nocivos y la dedicación incorrecta se mantienen en estos centros", ha planteado Múgica, quien ha recordado que los menores ingresados en este tipo de centro "no son delincuentes, sólo niños de familias desestructuradas".

Para el Defensor del Pueblo, el problema es que no existe un reglamento común a todas las Comunidades Autónomas sobre cómo deben ser gestionados este tipo de centros y que las Comunidades Autónomas no controlan la labor que realizan las compañías u organizaciones privadas que los gestionan.

"No digo que la gestión deba ser pública, pero sí que las autoridades deben vigilar y controlar la gestión", ha subrayado.