PP rechaza la "golfería legislativa" de Barreda con la LOTAU y el PSOE le recrimina su "torpedeo" a la reforma

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

El pleno de las Cortes regionales rechazó hoy, con los votos de la mayoría socialista, una moción sobre gestión urbanística presentada por el PP, que se convirtió en una nueva crítica de los 'populares' a la modificación de la Ley de Ordenación del Territorio y la Actividad Urbanística (LOTAU), que consideraron una "golfería legislativa y política" del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda; que el PSOE rechazó, lamentando el "torpedeo" de la oposición a esta reforma legislativa.

Durante el debate, el parlamentario del PP Marcial Marín insistió en que con la reforma de la LOTAU se ha fallado en el "dónde" y en el "para qué", convencido de que no hay que cambiar la ley para que el aeropuerto de Ciudad Real --que su Grupo Parlamentario ha apoyado y apoya-- funcione, "porque ya funciona", y solicitó al Gobierno de Castilla-La Mancha que "no cometa atropellos como el de hoy".

Marín criticó que en esa modificación hayan metido "de tapadillo y por la puerta de atrás" las enmiendas, y se preguntó a qué intereses sirve esto "y, sobre todo, para quién", pues esa reforma legislativa afecta a los 919 municipios de la Comunidad Autónoma "y les quita financiación y competencias", y a los ciudadanos "las plusvalías para la mejora de los servicios".

En este punto, aludió a los propietarios de los terrenos colindantes con el aeropuerto que han sido expropiados "y que ayer comunicaban que iban a demandar a la Junta porque les expropiaron a 0,52 el secano y a 1,50 el regadío y estos señores --los promotores-- los van a poder vender a 600 veces más", y precisó que "Barreda compró barato y dio créditos irrecuperables a los promotores".

Finalmente, el diputado 'popular' pidió a los socialistas que no modifiquen la ley sino que creen un PAU en un "ejercicio de responsabilidad", pues "esto no puede permitirse" y el PP "no va a ceder ni a chantajes ni a las amenazas".

Esta ley, finalizó, "no es el aeropuerto de Ciudad Real", sino "una herramienta de autoincumplimiento al capricho del libre albedrío del Gobierno de turno, quitándole dinero a los ayuntamientos y haciendo un trato desigual a los ciudadanos".

ESTRATEGIA ALOCADA DEL PP

Desde el PSOE, el parlamentario José Molina, quien lamentó que Marín se dedicase a hablar de la LOTAU y no defendiera su "chapuza" de moción, fue desmontando uno a uno de los puntos incluidos en ella, como el Acuerdo Nacional de Vivienda que "ya existe" con las regiones y el sector, aunque el PP "no se ha querido enterar"; un Plan de Ordenación Territorial que ya "se está elaborando", o la exigencia al Gobierno central de algo para lo que no tiene competencias.

Molina, quien rechazó las críticas del Grupo Popular "al asunto de Seseña" e instó a la oposición que vayan a los tribunales "si tantas dudas tienen", subrayó que los propietarios de los terrenos colindantes con el aeropuerto también pueden acudir a los tribunales si quieren reclamar, e insistió en que para que el aeropuerto de Ciudad Real sea una realidad se requiere esa reforma de la LOTAU.

Por ello, el diputado socialista instó a los 'populares' a no torpedear la reforma en esa "estrategia alocada que marca la jefa" del partido, en alusión a María Dolores de Cospedal, ironizó con el hecho de que a Marcial Marín lo vayan a nombrar "hijo adoptivo, por salvar el aeropuerto", y se mostró convencido de que "con apoyos como el suyo el aeropuerto de Ciudad Real se va a pique", como ha ocurrido con su actitud ante Caja Castilla La Mancha (CCM).

La moción del PP, rechazada con los votos de la mayoría socialista, instaba al Gobierno de España a impulsar un Acuerdo Nacional sobre Vivienda, promover la reforma de la legislación urbanística para agilizar el desarrollo de suelo, y reducir los impuestos sobre la vivienda; y a las Cortes regionales a instar al Ejecutivo autonómico a elaborar el Plan de Ordenación Territorial de Castilla-La Mancha, promover la simplificación de planes y trámites urbanísticos y elaborar el Reglamento de Gestión Urbanística.

También apremiaba a la Junta a elaborar un nuevo Reglamento de Actividades Molestas y Nocivas, elaborar un código ético de urbanización sostenible, fomentar un urbanismo sostenible que exija la existencia de servicios esenciales para la concesión de licencias de construcción y recoger la participación de la comunidad en las plusvalías derivadas de la acción urbanística, además de potenciar la rehabilitación de edificios y que se elabore la Ley de Garantías de Acceso a la Vivienda.