PRC y PSOE replican al PP que sus planteamientos sobre el cambio de la Ley del Suelo son "inviables y demagógicos"

SANTANDER, 29 (EUROPA PRESS)

Los Grupos Parlamentarios Regionalista y Socialista aseguran que los planteamientos del PP sobre la modificación de la Ley del Suelo son "inviables, demagógicos y, probablemente, contrarios a la legislación básica estatal", además de ser "mucho menos efectivos y rápidos" de lo que resulta la forma propuesta por ellos.

Los ponentes del PRC y del PSOE en la Proposición de Ley de Reforma de la Ley del Suelo que se tramita actualmente en el Parlamento, Rafael de la Sierra y Martín Berriolope, respectivamente, rechazaron hoy las críticas realizadas por algunos cargos públicos del Partido Popular sobre esta iniciativa. "Unas críticas -añadieron- que ya han sido realizadas en sede parlamentaria por algunos diputados del PP y que no responden a la realidad".

Así, destacaron que la reforma propuesta por sus Grupos Parlamentarios responde a una demanda social "evidente", que ha sido, además, ratificada por las mociones aportadas al Parlamento por muchos ayuntamientos, "buena parte de ellos del propio Partido Popular".

Ambos ponentes explicaron que con la reforma planteada por el PRC y el PSOE se podrá rehabilitar y reestructurar inmuebles rurales, "cosa que antes no se podía hacer", con lo que se da respuesta a una necesidad y se garantiza la conservación de inmuebles rurales en peligro de ruina.

Asimismo, señalaron, se podrá proceder al cambio de uso de esos inmuebles, para actividades rurales, artesanas o de pequeños negocios relacionados con el medio rural, algo que antes, apuntaron, tampoco se podía hacer, con lo que se da respuesta a la necesidad de buscar nuevas actividades económicas para el desarrollo rural.

La reforma que proponen los Grupos Regionalista y Socialista también permitirá "algo que antes no se podía", como es construir viviendas en suelo rústico, en el entorno de los núcleos rurales consolidados, con lo que "se da respuesta a la necesidad de favorecer la construcción controlada de nuevas viviendas para garantizar la permanencia en el medio de los jóvenes y de los pequeños emprendedores de nuevas actividades".

De la Sierra y Berriolope subrayaron que estos principios "no se hacen de cualquier manera, sino con una serie de garantías", como son el respeto al medio ambiente, garantizando un desarrollo sostenible y el mantenimiento del paisaje tradicional de Cantabria.

Otras garantías, prosiguieron, son el respeto a la estructura tradicional de los pueblos, que es muy distinta de unas zonas a otras, dando la posibilidad a los ayuntamientos de establecer su propio plan acorde con su naturaleza y sus necesidades, aunque respetando las normas generales relativas a la conservación del medio ambiente y a la ordenación del territorio; y el respeto a la legislación básica estatal, "pues actuar de otra forma sería pan para hoy y hambre para mañana, porque la reforma sería recurrida y anulada en los tribunales competentes".

Por tanto, concluyeron ambos ponentes, la reforma planteada en el Parlamento es "necesaria, razonable, coherente y respetuosa con la legislación básica y el paisaje y el medio ambiente".