PSOE e IU acusan al PP de "provocar" a los trabajadores que protagonizaron los incidentes de la Asamblea

El PP culpabiliza de los hechos a la oposición, especialmente al PSOE, al que acusa "de desprecio y erosión a las instituciones"

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Las portavoces de PSOE e IU en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez e Inés Sabanés, coincidieron en afirmar hoy que la demanda judicial que interpondrá la Presidencia por alteraciones al orden público e injurias contra las instituciones es una "cortina de humo" para tapar la trama corrupta investigada en el caso Gürtel que afecta a varios diputados del PP, al tiempo que aseguraron que los diputados populares "provocaron" a los trabajadores.

La Presidencia de la Asamblea de Madrid llevará a los tribunales los altercados sucedidos ayer en el Parlamento regional presentando una denuncia judicial por perturbación del orden público e injurias a las instituciones, a lo que sumará dos escritos, remitidos al Ministerio y Delegación de Gobierno, para que reclamen las debidas responsabilidades a los organizadores de la manifestación por alterar las normas de la convocatoria establecidas.

También la Cámara estudia las posibles sanciones que pudieran imponerse al diputado socialista José Quintana por los insultos proferidos contra la Presidencia.

La portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez, opinó que los altercados de ayer tuvieron como origen "el desprecio de Esperanza Aguirre ante el drama de 2.000 trabajadores" al ausentarse de la Cámara cuando se debatía la situación de los ERE en las empresas Iveco Pegaso, BP Solar y ArcelorMittal. Todo ello fue una "provocación del PP" y mostró "la incapacidad de la Presidencia de la Asamblea para manejar situaciones difíciles".

Además rechazó las "manipulaciones" del PP al atribuirles la responsabilidad de los hechos con el fin de "ocultar lo que ocurre en la Asamblea", en referencia al caso Gürtel, donde están imputados tres diputados populares, Alberto López Viejo, Alfonso Bosch y Benjamín Martín Vasco.

En este sentido, aseguró que los socialistas salieron ayer del Hemiciclo para "mediar y buscar una salida pacífica" al conflicto que se estaba desarrollando a las puertas del Parlamento.

Menéndez también arremetió contra la "doble vara de medir" del PP después de que la Presidencia haya anunciado posibles sanciones a Quintana, cuando la realidad es que ella es "increpada continuamente" por los populares en los plenos de los jueves.

PLANTEAMIENTO "PERVERSO Y ESCANDALOSO"

Por su parte, la portavoz de IU en la Asamblea, Inés Sabanés, dijo que este asunto "se verá en los juzgados si así lo desea el PP" pero mostró su oposición a "judicializar" el Parlamento regional. Adelantó que con medidas como la denuncia, no se conseguirá "amordazar a la Cámara" ni tampoco "dar lecciones de lo que se debe hacer en un Parlamento con la que está cayendo aquí en los últimos meses", en referencia a la presunta trama de espionaje y al caso Gürtel.

Para la oposición, este tema es usado de cortina de humo para tapar el escándalo Gürtel y "una forma de introducir un conflicto" dentro del "planteamiento perverso y escandaloso del PP en una situación de crisis que este Gobierno tiene que terminar". "Cada día inventan cosas nuevas para olvidar que el Gobierno está en caída libre, con responsabilidades que no asume y que Esperanza Aguirre está en el centro de esas responsabilidades por el sumario Gürtel y por otras actuaciones", declaró la portavoz de la coalición de izquierdas.

Por su parte, el representante de IU en la Mesa de la Asamblea, Antero Ruiz dijo que los trabajadores ayer presentes en la tribuna de invitados fueron "provocados por diputados del PP al ser acusados de ser utilizados por la oposición con fines partidistas", por lo que denominó estos hechos como "una falta de respeto" y una acción de "echar leña al fuego en una situación donde se juega el puesto de trabajo".

AUSENCIA DE LA PRESIDENTA

Asimismo, la oposición criticó la auencia de la presidenta de la Asamblea, Elvira Rodríguez, en la Junta de Portavoces convocada con carácter de urgencia, una ausencia que se debió, según el portavoz del PP, David Pérez, a "motivos profesionales". La socialista Maru Menéndez llegó a decir que la convocatoria había sido "irregular" pero que, "por respeto" a la institución acudieron, "algo que no ha hecho la convocante (Elvira Rodríguez). El portavoz popular criticó al mismo tiempo que la oposición acudiera "con desgana" a una reunión en la que se iba a analizar "unos hechos gravísimos que han intentado minimizar y frivolizar".

Pérez insistió en la gravedad de los altercados, que incluso llevó a los responsables de seguridad a ordenar el cierre del Parlamento, y recordó que la legislación vigente "prohíbe estas concentraciones a las puertas de las cámaras cuando se está desarrollando un Pleno", es decir, que se incumplió tanto la ley como el reglamento de la Asamblea.

El popular no dudó en culpabilizar los hechos a PSOE e IU, sobre todo a los primeros, a los que acusó de "ser incapaces de ganar debate alguno" y de orquestar una dinámica "de desprecio y erosión a las instituciones", en la que incluyó el "boicot" contra los actos institucionales. "Lo que hacen es trasladar la tensión generada por sus propias políticas", aseguró al referirse a unos hechos "sin precedentes".

Pérez dijo además que la oposición no trató de mediar, "sino que apoyaron unas manifestaciones que no se deberían haber producido por lo que supuso de riesgo grave para los trabajadores (de la Asamblea) y contra la legislación".