Rajoy asegura que los ahorros de los españoles están "absolutamente garantizados" pese al caso de CCM

Rajoy asegura que los ahorros de los españoles están "absolutamente garantizados" pese al caso de CCM

Rajoy asegura que los ahorros de los españoles están "absolutamente garantizados" pese al caso de CCM

MADRID, 31 (EUROPA PRESS) El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró hoy que los ahorros de los españoles están "absolutamente garantizados pase lo que pase", a pesar de que el Banco de España ha tenido que intervenir la Caja de Castilla-La Mancha (CCM) por problemas de liquidez. Rajoy, que respondió de esta manera a María, una administrativa de seguros de Valladolid, durante el programa de TVE 'Tengo una pregunta para usted', afirmó que "hay que confiar" en el sistema financiero español porque "es bueno". Con todo, el líder de los 'populares' afirmó que "puede haber problemas puntuales" con alguna entidad financiera, como ha sido el caso de CCM, y pidió al Gobierno que "si ocurriera algo" actué con "transparencia", "ideas claras" y antes llegue a un "pacto con la oposición". El líder de los 'populares' ofreció directamente su ayuda al Gobierno en el caso de que otras entidades sufran problemas: "Quiero ayudar al Gobierno en este asunto". Más aún, ante la insistencia de varios ciudadanos que le pidieron aunar sus fuerzas con el Ejecutivo para hacer frente a la crisis, el presidente del PP dijo estar "dispuesto" a llegar a un acuerdo con el Gobierno en materia económica, y tildó este pacto de "incondicional" si es para que haya más crédito para pymes y autónomos. VE "ATIPATRIOTA" APOYAR CIERTAS MEDIDAS Con todo, Rajoy aclaró que este pacto no será posible en torno a algunas medidas adoptadas por el Ejecutivo, que sería "antipatrióta" apoyar porque "son malas para España". "Si yo apoyara las decisiones del Gobierno estaría haciendo un pésimo favor a mi país, pues son medidas en las que no creo y que han resultado ser ineficaces", añadió. Así, insistió en que no se le puede pedir que apoye, por ejemplo, la devolución de los 400 euros, del mismo modo que no puede darse un acuerdo entre Gobierno y oposición sin que algunas de las propuestas del PP "sean escuchadas". Entre las medidas económicas que propone el PP, Rajoy recordó que la prioridad debería ser garantizar la financiación a pymes y autónomos, dotando a los ayuntamientos de 5.000 millones de euros a través del ICO para cubrir su deuda con las empresas, reformando la ley sobre morosidad o revisando los módulos de los trabajadores por cuenta ajena. LUCHA CONTRA EL PARO Otra "prioridad" para Rajoy es la lucha contra la escalada del desempleo que, una vez más, achacó a que el Gobierno "no está reaccionando bien", y ante lo que propuso reformar el INEM y abrirlo a la iniciativa privada. Así, en respuesta a Sara, una profesora de riesgos laborales de Madrid, que defendió la globalidad de la crisis y la gestión del Ejecutivo, Rajoy afirmó que la crisis es "sobre todo española", como demuestra el hecho de que haya más de un millón de parados más que hace un año, mientras que países como Alemania u Holanda crearon empleo en 2008. Sin embargo, dijo que "estará preparado" para cuando el PP llegue al Gobierno y se encuentre unas abultadas listas de paro y a muchas familias en dificultades tras haber agotado sus prestaciones. "Quiero verme en esa situación", llegó a decir, lo que le valió el reproche de Carlos, un fontanero de Madrid, que aseguró tener la impresión de que algunos políticos "están interesados en que se alargue la crisis". Otro momento del cara a cara con los ciudadanos se dedicó al problema de los agricultores, como José Miguel, de Almería, que se ven particularmente afectados por la crisis. Al respecto, el líder del PP instó al Gobierno a defender sus intereses en Europa, donde está "la batalla", negociando con "coraje, ganas y determinación". Además de las críticas vertidas contra el Gobierno, Rajoy mostró su perfil más moderado, no sólo para reconocer como un acierto el "esfuerzo" que el Gobierno ha hecho para tener un asiento en el G-20, sino también para lanzar un mensaje de optimismo: "Vamos a salir adelante". Según dijo, "aunque haya dificultades, España es un país con futuro", por lo que se mostró "absolutamente convencido" de que antes o después España saldrá de la crisis. SIENTO MENOS LA CRISIS QUE LOS PARADOS Por otro lado, preguntado por Miguel, un carretillero de Navarra, Rajoy reconoció que el hecho de tener un sueldo le hace sentir menos la crisis. "Tengo un sueldo y siento menos la crisis, aunque es verdad que mi vivienda vale menos y mis ahorros también", dijo antes de añadir que "los que más la sienten son los parados y los que sudan tinta para mantener su empleo". Frente a su situación, Alberto, un conductor de camiones de 34 años, preguntó al presidente del PP qué haría con los 855 euros mensuales que gana y la hipoteca que tiene que pagar. Rajoy, quien reconoció que el salario de Alberto es "bajo", indicó que lo primero haría sería preocuparse de alimentar a sus hijos, y le pidió que "aguante".