Rajoy dice que "no se ha apostado por los mejores" y que los cambios son reconocimiento del "fracaso" de Zapatero

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró hoy en relación con los cambios en el Gobierno anunciados por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que "no se ha apostado por los mejores" y añadió que la remodelación pretende "resolver los problemas internos" del PSOE y "tapar la desgraciada situación por la que se encuentra en este momento" el Gobierno.

"No hay precedentes de un Gobierno que cambie y que sufra una remodelación tan importante cuando no lleva ni un año al frente de sus responsabilidades. Este es el reconocimiento explícito de un fracaso del presidente del Gobierno, del equipo nombrado por el presidente del Gobierno y de las políticas que ha llevado a cabo el presidente del Gobierno", declaró Rajoy, tras reunirse con representantes de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Las Palmas.

Aunque dijo que no quería valorar los nuevos ministros ni "hacer juicios sobre las personas", afirmó que "no se habían nombrado a los mejores" ni "está acreditado que las personas que forman parte del Gobierno sean mejores que las que lo dejan". A su entender, es necesario que se produzca "un cambio a fondo" en las políticas, sobre todo en la económica.

Sobre la forma en la que se ha producido esta reforma, el presidente del PP afirmó que lo que se ha visto durante las últimas horas es "muy revelador" de la forma de gobernar de Zapatero. "Toda esta remodelación se ha producido en un ámbito que ha sido un monumento a la confusión, al desbarajuste y a la pérdida de control de cómo se deben llevar asuntos de estas características", dijo.

En este sentido, explicó que cuando se habla de la crisis económica, de lo que ha ocurrido en el caso de Kósovo o de las decisiones judiciales en las que personas que han cometido delitos están en libertad, se habla de una "falta de control" en las acciones del Gobierno. "Y las formas --añadió-- de esta crisis revelan que no hay ningún control y que el Gobierno no actúa como actúa cualquier Gobierno que debe actuar con sentido común, sensatez, sabiendo lo que hace, controlando los tiempos y transmitiendo sensatez y tranquilidad a los ciudadanos".

Por otra parte, en relación a la crisis, Rajoy manifestó que el Gobierno de Zapatero no llevaba "ni siquiera un año" al frente de sus responsabilidades y que estos cambios en su equipo ponen de manifiesto el "reconocimiento de un fracaso" por parte del Ejecutivo socialista, de sus políticas y del propio presidente del Gobierno, añadiendo que no existe ningún antecedente de una Administración que sufra una remodelación tan importante cuando no llevaban ni un año.

"Yo no voy a entrar en los nombres ni voy a hacer juicios de las personas, pero lo que sí tengo claro es que aquí no se ha nombrado a los mejores y que, desde luego, no está ni mucho menos acreditado que las personas que ahora forman parte del Gobierno sean mejores que las que lo dejan. Insisto, no se ha apostado, como requería la situación económica, por los mejores", apuntó.

También hizo especial hincapié en la importancia de que se produzca un cambio "a fondo" en las políticas --en concreto en la económica-- y en la forma de gobernar, ya que para el presidente popular no se puede gobernar con improvisaciones, sin un plan y actuando según van ocurriendo ideas.

"REAJUSTE INTERNO DEL PSOE"

Afirmó que el objetivo de los cambios en el equipo de gobierno es "hacer un reajuste interno dentro del PSOE y tapar los disparates y la situación de especial dificultad en la que se encuentra el presidente del Gobierno".

Así, Rajoy indicó que lo que se debería hacer en la actualidad sería sanear el sistema financiero, que éste de crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y a los trabajadores autónomos. Además, dijo que en España es necesario una política de austeridad, de control del gasto público puesto que el país "no puede" ir a un déficit público del 8 por ciento. "Cuando las empresas, grandes o pequeñas, cuando los trabajadores y las familias se aprietan el cinturón, reducen sus gastos y miran el euro, es verdaderamente absurdo que el Gobierno de España esté dilapidando el dinero e hipotecando el futuro endeudándose cada vez más", apuntó.

El presidente del PP consideró que también era necesario bajar los impuestos de las pymes y de los autónomos y recordó que su partido presentó un paquete de medidas en el que se destaca la necesidad de bajar los impuestos de sociedades y de revisar los módulos para adaptarlos a la situación real de la economía, aclarando que es "imprescindible" que los ayuntamientos paguen sus deudas a las pymes, por lo que le han pedido al Gobierno que autorice al ICO dar créditos a los ayuntamientos con este fin.

Por último, creyó que se debería poner en marcha un amplio paquete de reformas estructurales que empiece por la educación y continúe por la innovación, la justicia, la política energética, la unidad de mercado y la reforma del mercado laboral.