Rivero prevé que el Estado compensará "por debajo de la mesa" a otras comunidades para pactar la financiación

El presidente canario considera necesario una reforma de la Constitución para que sea el Senado quien tenga competencias en materia de financiación

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, dejó claro que próximamente se llegará a un acuerdo en el proceso de negociación del sistema de financiación autonómico que está llevando a cabo el ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, al entender que el Estado "por debajo de la mesa" tiene otra serie de compensaciones para otros territorios que en estos momentos "utilizan su baza política para salir beneficiados".

El jefe del Ejecutivo canario, que hizo estas manifestaciones en un Foro organizado por el diario económico 'Cinco Días' y el Banco Santander, y que tuvo lugar hoy en el Auditorio de Tenerife, se mostró seguro de que se llegará a un acuerdo en el sistema de financiación autonómico porque "hay un sobre por debajo de la mesa que a través de infraestructuras y a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se compensará a algunos territorios".

Según el presidente autonómico, "no hace falta decir cuáles son los territorios de los que está dependiendo que se cierre el sistema de financiación, y que están apurando hasta el último segundo porque por cada segundo que pasa pueden ir arrimando por distintos conceptos más inversiones en esos territorios que, por cierto, son los más desarrollados de todo el Estado".

Por ello, Rivero cree necesario una reforma de la Constitución, en concreto, de las competencias del Senado para que sea la Cámara territorial la que apruebe los sistemas de financiación con las Comunidades Autónomas, al entender que éste "no puede estar sujeto a las mayorías parlamentarias porque se producen desequilibrios en ese sistema en favor de algunos territorios, que son los que tienen el peso político para influir en las decisiones que se toman en el Congreso de los Diputados".

"Cuando estamos hablando de la financiación de servicios esenciales como la sanidad, los servicios sociales o la educación, hay que tratar a todos los ciudadanos del Estado en las mismas condiciones, y para ello tiene que fijarse un pacto entre las distintas Comunidades Autónomas para que esos recursos se articulen de acuerdo a criterios objetivos, porque el mismo derecho tiene a tener una buena educación o una atención sanitaria de calidad el que vive en Galicia, en el País Vasco, en Extremadura o en Canarias", recalcó el presidente canario.

En otro orden de cosas, el jefe del Ejecutivo autonómico se refirió a la situación del sistema financiero internacional, diciendo a este respecto que la última foto de la crisis "no es positiva", porque a pesar de que refleja una situación que apunta a que la economía mundial empieza a ver el final del túnel, también muestra un horizonte de más dificultades para España.

Según las últimas previsiones, en 2010 todas las economías --salvo la española-- superarán la recesión, lo que para Canarias, según Rivero, tiene connotaciones negativas, porque el archipiélago es una Comunidad española y no es posible girar sus perspectivas económicas hasta que no cambie la situación económica del país; y, asimismo, connotaciones positivas ya que si Europa empieza a recuperarse en 2010, eso podría incidir de forma favorable en el turismo.

Rivero recordó, además, que España tiene un problema en común con el resto de países, que es la inestabilidad de su sistema financiero, pero también algo que lo diferencia, que es el exceso del sector inmobiliario. "Si a estos unimos que en las pasadas elecciones no se tuvo en cuenta que se avecinaba una etapa difícil por razones de tipo partidista, hoy nos encontramos con más dificultades, a las que hay que sumar la escasa diversificación de la economía española", agregó.

MEDIDAS "ESPECÍFICAS"

Respecto al archipiélago, el presidente canario incidió en que las islas tienen los mismos problemas de Europa y de España, a lo que se suma la escasa diversificación económica, la lejanía y la dependencia del binomio construcción-turismo. Por esto, el mandatario hizo hincapié en que las islas necesitan "medidas especiales" por parte del Estado.

En primer lugar, Paulino Rivero consideró necesario un "gran" acuerdo por el empleo que impulse una reforma laboral que no ha de leerse negativamente "como algunos piensan" y que no pasa por flexibilizar los despidos. En su opinión, "se puede hacer una reforma que facilite la contratación, que posibilite que los que están trabajando no dejen de hacerlo y que ayude a proteger a los que están en situación de desempleo, y todo esto es posible".

Para el presidente autonómico, este acuerdo social entre sindicatos, empresas e instituciones públicas ha de apoyarse en "cambiar la forma de hacer las cosas", lo que se traduciría, entre otras, en una lucha contra el absentismo laboral, que en la Administración se sitúa en el 14 por ciento.

Asimismo, recalcó que también hay que tomar decisiones para ayudar a las familias cuyos miembros no poseen un empleo, o poner en marcha medidas para facilitar la contratación, es decir, "buscar fórmulas transitorias, ya que España puede llegar a los 5 millones de parados en los próximos años", sentenció Rivero.

Por otro lado, el mandatario canario incidió en que las medidas de carácter general que ha implementado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "no son suficientes para Canarias, por lo que hay que activar nuevas medidas en las islas de carácter inmediato y a corto plazo, para lo que tan sólo hace falta voluntad política".

Entre esas medidas, que ya puso sobre la mesa el presidente del Gobierno de Canarias en su último encuentro con Zapatero, se encuentra la supresión de las tasas de los aeropuertos insulares en los próximos seis meses, lo que significaría unos 50 millones de euros; adoptar medidas que impliquen el pago del cien por cien al transporte interinsular y con la Península; así como que el Estado asuma una parte de la financiación del Posei para tener una menor dependencia del exterior.

"CUESTIÓN DE LLORIQUEO"

Paulino Rivero insistió en que dada la delicada situación actual, "hay cosas que pueden esperar y otras no, como es la formación y la atención a las personas". "No es cuestión de lloriqueo cuando decimos que España debe hacer un esfuerzo para ayudar a Canarias, sino que se trata de exigir lo que nos corresponde en justicia; por tanto, no se trata de un gesto de generosidad, sino de que nos den lo que nos corresponde", sentenció.

En este sentido, lamentó que en Canarias "no haya conciencia de la defensa de nuestras cosas e intereses". "Como canario me siento apenado y como presidente, trato de crear esa conciencia social", declaró Rivero, para añadir que el Estado "no atiende a las islas como le corresponde, lo que influye en todo: las familias, las pequeñas y medinas empresas, a los autónomos, etcétera".

A juicio del presidente autonómico, "hay que hacer piña entre todos porque es bueno para el archipiélago y porque hay que defender nuestro Régimen Económico y Fiscal (REF) en Madrid al igual que otras Comunidades como Barcelona defienden su Estatuto".

Por último, Rivero subrayó que para superar la situación actual "hay que ir todos juntos --sindicatos, empresas, administraciones, etcétera--, dejar de pelearse por 'cuatro migajas' y luchar por que se tomen decisiones que no puede tomar Canarias". Además, destacó que el Gobierno regional seguirá priorizando la atención a las personas, para lo que hace falta, según apuntó, "un gran acuerdo en las islas para desarrollar un trabajo a corto y medio plazo de compromiso, sobre todo cuando hace falta sumar por el bien de la sociedad canaria y para que las cosas caminen más rápido".