ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Sáenz de Santamaría (PP) afirma que el traspaso de Cercanías se deja "la letra pequeña" para más adelante

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, reprochó hoy al presidente de la Generalitat, José Montilla, y el ministro de Fomento, José Blanco, sus inconcreciones al anunciar el traspaso de Cercanías a Cataluña, porque dejan "la letra pequeña" para más adelante.

En rueda de prensa tras reunirse con diputados populares del Parlament, el Congreso y el Senado, consideró que al Gobierno central "le entra la hiperactividad" cuando se acercan las elecciones, algo que afecta tanto al traspaso de Cercanías como a la financiación.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, añadió a eso que el acuerdo es "un engaño más a los catalanes", que se añade a las "promesas" incumplidas del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre financiación autonómica.

Ambas coincidieron en que el acuerdo de Cercanías no incluye "cantidades exactas" sobre qué significará a nivel económico este traspaso, algo que Montilla y Blanco anunciaron que se acabará de perfilar en próximos encuentros entre ambos gobiernos.

Camacho consideró que la visita de Blanco era "claramente electoralista", antes de las europeas, y aseguró que los populares no aceptarán un traspaso de Cercanías que no garantice "las mejores condiciones" para el personal que a día de hoy depende de Renfe.

"MENOS RUIDO Y MÁS NUECES"

Sobre financiación autonómica, recordó que no es la primera vez que al Gobierno central "le entran las prisas" sobre este asunto, y que luego no hay avances reales. Afirmó que se necesita un modelo que garantice "un buen nivel de servicios públicos con independencia de la situación electoral del PSOE" en las comunidades.

Contrastó la negociación actual con la que hizo el PP en 2001, en las que hubo "menos ruido y más nueces", ya que se el pacto sobre financiación implicó para la Generalitat ver triplicados sus ingresos, y se hizo sin "tantas reuniones" y "con seriedad".