Un parlamentario construyó en su casa una isla flotante para patos a costa del contribuyente

  • Londres, 21 may (EFE).- El diputado conservador sir Peter Viggers protagoniza el último escándalo en el sistema de compensaciones de los parlamentarios británicos por haber cargado los gastos de la construcción en su finca de una isla flotante para patos a costa del contribuyente.

Un parlamentario construyó en su casa una isla flotante para patos a costa del contribuyente

Un parlamentario construyó en su casa una isla flotante para patos a costa del contribuyente

Londres, 21 may (EFE).- El diputado conservador sir Peter Viggers protagoniza el último escándalo en el sistema de compensaciones de los parlamentarios británicos por haber cargado los gastos de la construcción en su finca de una isla flotante para patos a costa del contribuyente.

Según The Daily Telegraph, sir Peter Viggers reclamó el equivalente de 1.850 euros para una isla flotante en el estanque de su residencia campestre y hasta un total de 33.000 euros para gastos de jardinería.

Después de que se conociese ese hecho, el Partido Conservador publicó un comunicado para anunciar que el diputado no se presentará a reelección a petición expresa de su líder, David Cameron.

Otra parlamentaria que supuestamente abusó del sistema es la ex ministra de Educación Ruth Kelly, quien reclamó al erario público miles de libras por daños en su casa como consecuencia de una inundación aunque tenía un seguro.

Estas últimas revelaciones se producen después de que la llamada líder de los Comunes, la laborista Harriet Harman, que tiene rango de ministro, anunciase el miércoles una reforma del sistema de compensaciones de los diputados por sus segundas residencias (en el caso de quienes tienen su circunscripción electoral fuera de Londres).

Entre los cambios inmediatos, acordados por los dirigentes de los tres partidos con representación parlamentaria (laboristas, conservadores y liberales demócratas), figura un tope mensual de 1.250 libras (1.400 euros) para los alquileres o el pago de intereses hipotecarios.

No contento con eso, el líder del Partido Conservador, David Cameron, exigió ayer la convocatoria de nuevas elecciones generales, inicialmente previstas para el próximo año, a lo que se opuso el primer ministro, Gordon Cameron, con el argumento de que conduciría a una situación caótica cuando la tarea más urgente es superar la actual crisis económica.