Zapatero acusa al PP de falta de visión patriótica por "jalear" las dificultades del PSOE en el Congreso

Dice que estos problemas "no son sopesables" con la importancia del cambio en Euskadi y reprocha al PP que las aproveche para "el reencuentro con los nacionalistas"

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acusó hoy al PP de falta de "visión patriótica", al "jalear" las "dificultades parlamentarias" del PSOE, que, aseguró, "no son sopesables" con la "trascendencia" del cambio en Euskadi. Zapatero advirtió de que si tuvieran patriotismo verían que esta situación, que los 'populares' aprovechan para el "reencuentro" con los nacionalistas, es "lo más opuesto a la soledad política".

Zapatero comenzó su intervención de apertura del Comité Federal que el partido celebra hoy en su sede nacional en Ferraz refiriéndose a los "dos acontecimientos relevantes" que se han producido en España desde la celebración del último cónclave socialista: los cambios de Gobierno en Euskadi y Galicia y el cambio de Gobierno.

El jefe del Ejecutivo aseguró que la próxima investidura de Patxi López como lehendakari vasco es "una de las mayores satisfacciones" que ha tenido desde que es secretario general del PSOE, porque "es un acontecimiento cuya trascendencia desborda el éxito estratégico de un solo partido". Por ello, dijo, todo el partido apoya "con voluntad resuelta" a los socialistas vascos, "a pesar de las dificultades parlamentarias adicionales que representa en el Congreso".

De hecho, dijo, si la mayoría parlamentaria o la "capacidad" de llegar a acuerdos parlamentarios es hoy "más difícil" para el PSOE es "por pura coherencia" con lo que "siempre" ha "defendido" y "con el anhelo de consolidar la convivencia democrática entre los vascos" y "acabar cuanto antes con ETA".

Zapatero aseguró que estas dificultades, que se van a "superar con una intensificación del esfuerzo de diálogo y de aproximación", no son "sopesables" con lo que significa el cambio en Euskadi y criticó por ello al PP, que, dijo, no tiene "visión patriótica" y "jalea" esas dificultades parlamentarias, que, por otra parte, les han llevado a "un reencuentro de poder dialogar y entenderse con los nacionalistas".

"Si nos cuestan más los acuerdos parlamentarios es por el acierto de nuestra política de vertebración y cohesión de la España plural, porque somos fuertes en Euskadi y Cataluña, porque apreciamos su singularidad, porque sabemos construir y enriquecer el conjunto de España y Cataluña, junto a todas las demás Comunidades Autónomas y no a pesar de ellas", replicó al principal partido de la oposición.

"Si tuvieran una visión patriótica, en el sentido más noble del término, y en el único para nosotros, el del patriotismo democrático, integrador, se darían cuenta de que esto es lo más apuesto que hay a la soledad política en un país como el nuestro", agregó.

ETA, CADA VEZ MÁS DÉBIL Y MÁS CERCA SU FINAL

Zapatero destacó que el "éxito" de los socialistas vascos en Euskadi se ha debido a "su coraje" y "su coherencia" y a la política que han desarrollado en los últimos años "en defensa de la democracia y del fin definitivo de la violencia". A partir de ahora, dijo, Patxi López tendrá una tarea que "no es fácil", pero aseguró que podrá contar con el apoyo de todo el PSOE.

El presidente del Gobierno también se refirió a la "amenaza" de la que ha sido objeto el futuro Ejecutivo del País Vasco por parte de ETA, para rechazarla y condenarla "con la máxima contundencia". "No nos intimidan, nos alzamos frente a esa amenaza y frente a cualquier otra que pueda recibir un demócrata en el País Vasco", remachó.

Además, subrayó, los terroristas "saben que la democracia y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su ejemplar tarea van a hacer que la violencia cada vez tenga menos posibilidad de existir en el País Vasco y en el conjunto de España". "Os aseguro que cada día la democracia y la libertad es más fuerte y que la violencia y ETA, más débil, y que cada vez estamos más cerca del final de esta lacra histórica para nuestro país", insistió.

Por ello, dijo, los socialistas van a "trabajar juntos" y "con un alto sentido de la responsabilidad" en favor de la convivencia en Euskadi.

"GALLARDÍA" DE TOURIÑO

Zapatero también se refirió al cambio de Gobierno en Galicia, a favor del PP, a pesar de que el PSOE "mantiene" su número de representantes en su Parlamento. El presidente aseguró que los ciudadanos "siempre tienen razón" y elogió al ex presidente de la Xunta Emilio López Touriño, que "se comportó aquella misma noche electoral con una gran gallardía democrática y no buscó excusas al resultado" de los comicios, al anunciar que abandonaría la dirección del PSOE gallego.

Con todo, el jefe del Ejecutivo sostuvo que Touriño "ha sido durante estos últimos cuatro años un buen presidente para Galicia" y se mostró "seguro" de que "así será recordado", a pesar de que "la fórmula de Gobierno", en coalición con el BNG, "no obtuvo el respaldo electoral necesario".

Zapatero está convencido de que a partir de ahora los socialistas gallegos "sabrán hacer su parte de trabajo de autocrítica y merecerse desde la oposición volver a impulsar una mayoría de progreso en esa tierra".

NECESIDAD DE NUEVAS REFORMAS ECONÓMICAS

Por lo que se refiere al cambio de Gobierno, el presidente volvió a explicar que respondió a la necesidad de "renovar energías e intensificar aún más los esfuerzos" para salir de la crisis económica y "acelerar la ejecución de las medidas" que sitúen a España "cuanto antes en la parrilla de salida".

La nueva etapa, dijo, estará guiada por tres objetivos: "transitar de la crisis a la recuperación, de la pérdida del empleo a la recuperación del empleo, y del diálogo social a un gran acuerdo social". Para ello, agregó, habrá que hacer "nuevas reformas económicas" y buscar "la concertación con las Comunidades Autónomas".

Zapatero volvió a destacar la trayectoria, la fortaleza y la "capacidad" para hacer llegar el proyecto socialista a la sociedad del nuevo vicepresidente tercero de Política Territorial, Manuel Chaves, y de los nuevos ministros de Fomento, José Blanco, Sanidad, Trinidad Jiménez.

Del mismo modo, se refirió a la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, como "una persona solvente, rigurosa e incansable" y subrayó la "complicidad y apertura a la sociedad" que suponen la incorporación de Ángel Gabilondo, al frente de Educación, y Ángeles González-Sinde, en Cultura.