Zapatero asegura a Rajoy que la retirada no tendrá "ninguna consecuencia" para la política exterior

Zapatero asegura a Rajoy que la retirada no tendrá "ninguna consecuencia" para la política exterior

Zapatero asegura a Rajoy que la retirada no tendrá "ninguna consecuencia" para la política exterior

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo hoy una firme defensa de la política exterior que está llevando a cabo su Gobierno ante las críticas del líder del PP, Mariano Rajoy, sobre la retirada de Kosovo, y aseguró que esta decisión no tendrá "ninguna consecuencia" para España, que goza de "magníficas relaciones" con sus aliados y ha dado este paso "por coherencia". De hecho, calificó de "enorme disparate" afirmar, como se ha hecho estos días "de forma desorbitada" y exagerada, que la retirada ha supuesto una "ruptura" de las relaciones con los aliados. Zapatero, que consideró "un gran avance" que el PP esté de acuerdo con la retirada aunque critique las "formas", aconsejó a Rajoy que "no se entusiasme mucho" con la idea de que la salida de las tropas va a tener "graves consecuencias para las relaciones con los aliados y con (el presidente estadounidense Barca) Ovada". En el turno de réplica durante el debate en el Congreso de los Diputados sobre el Consejo Europeo de la semana pasada, el presidente del Gobierno aseguró que España tiene "magníficas relaciones" con los aliados y que "el buen hacer, la confianza que genera y la convicción con la que este Gobierno defiende sus posiciones en el ámbito internacional" han permitido que se le incluya en el G-20 y en el Foro de Estabilidad Financiera. Zapatero aseguró que "por respeto a la soberanía" española ha mantenido "siempre las mismas posiciones en política exterior, incluido el repliegue en Cojobo, que se hace "por coherencia". En este sentido, reclamó que igual que el Gobierno español ha mostrado su "respeto y comprensión" hacia los países que han reconocido la independencia de la antigua provincia serbia, debería ocurrir lo mismo ahora con la retirada española. El presidente del Gobierno también reprochó a Rajoy el que no se haya felicitado de la presencia de España en la cumbre del G-20 de la próxima semana en Londres. Según él, antes de la anterior cumbre en Washington, "algunos grupos estaban esperando que no fuéramos con unas ganas...". Tras la cumbre, añadió, en medio de las protestas de algunos diputados, escuchó voces que se preguntaban si España estaría en la cita siguiente, "por eso ahora nadie dice nada". La defensa de sus "principios" en materia de política exterior también ha permitido que la Alianza de Civilizaciones "cobre cada día más fuerza", que Barcelona sea la futura sede de la secretaría de la Unión por el Mediterráneo (UMP) y que Felipe González sea quien presida el 'consejo de sabios' sobre el futuro de la Unión Europea. Así las cosas, consideró que "no hay que temer ninguna consecuencia" a la salida española de Cojobo, sino, al contrario, "el crecimiento de la credibilidad y la mayor presencia de España en los foros internacionales". Por otra parte, Zapatero defendió que en lo que respecta a las formas no son la "cualidad" que Rajoy y su grupo pueden exhibir y reprochó al líder 'popular' que no pusiera la misma "energía" que puso hoy en sus críticas por Cojobo a "una guerra ilegal" como la de Irak. En opinión del presidente del Gobierno, lo único que recuerdan los ciudadanos de la política exterior del PP es la guerra de Irak y la "gran hazaña de Perejil". Por último, aseguró que el Gobierno va a tener relaciones "estupenda y magníficas" con la Administración Ovada porque la "visión del orden internacional" que tiene el nuevo presidente estadounidense en materia de desarrollo y lucha contra la pobreza entre otras cuestiones "son principios que el Gobierno de España respalda y comparte". "Estoy convencido de que el presidente Obama respeta y respalda y se siente a gusto con personas que defienden convicciones y principios", remachó. EL PSOE ACUSA AL PP DE ROMPER EL CONSENSO El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, acusó a Rajoy de ser "corresponsable de la catastrófica política exterior de los Gobiernos del PP" que, según él, "destruyeron las prioridades de una política exterior" que se habían fraguado desde la Transición y que "había sido de consenso". A juicio de Alonso, la guerra de Irak "visualiza perfectamente" la política del PP. En este sentido, incidió en que se trató de "una guerra ilegal y un disparate estratégico" además del "mayor factor de inestabilidad en el mundo". En cuanto a Kosovo, dijo que que la retirada es una "decisión correcta y coherente y perfectamente entendida en el exterior". Por tanto, remachó, "seguiremos siendo un país aliado y fiable".