Zapatero marca como objetivo prioritario llegar "en pocas semanas" a un acuerdo "definitivo" de financiación autonómica

Dice que la Justicia exige la modernización "más urgente" y anuncia el envío al Parlamento de la ley de libertad religiosa

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy, ante su grupo parlamentario en el Congreso, que uno de los objetivos prioritarios que se ha marcado es llegar "en pocas semanas" a un acuerdo "definitivo" de financiación autonómica.

Tras realizar un repaso de la situación económica y de la agenda internacional que ha tenido durante estas últimas semanas y comprometerse a consolidar el "papel de España en el mundo", Zapatero afirmó que tiene también otros objetivos "fundamentales" para "fortalecer el Estado de las autonomías, el avance democrático, los derechos de los ciudadanos y la democratización de la sociedad".

Así, entre los "objetivos prioritarios" del Gobierno, citó la necesidad de "llegar en pocas semanas a un acuerdo definitivo de reforma del modelo de financiación autonómica para mejorar la financiación de las CCAA".

En este sentido, explicó que se dan las mejores "condiciones para ello" y añadió que hay que culminarlo en la "lógica reforma de la Ley Orgánica de Financiación de CCAA". Junto con este objetivo, fijó la reforma de la financiación local a medio plazo.

Además, el presidente citó una serie de leyes que va a aprobar el Gobierno y va a remitir al Parlamento, entre las que destacó la Ley Audiovisual con, dijo, "una drástica reducción de la publicidad en la televisión pública". Una afirmación esta última que suscitó un cerrado aplauso.

ABORTO Y LIBERTAD RELIGIOSA

A esta Ley se sumarán: la Ley de Igualdad de trato y no discriminación; la nueva Ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo; la nueva ley de Libertad Religiosa y la reforma de la Ley de Ciencia "como una pieza fundamental en el tránsito hacia una economía más innovadora, competitiva y para consolidar todos los esfuerzos que venimos haciendo en I+d+I".

A esto se añade que el Gobierno, según dijo, va a promover un "gran acuerdo social por la educación", de la que dijo que es la "fuerza más potente frente a la crisis económica, para superar nuestros datos de abandono escolar y para hacer de nuestra universidad y ponerla en el orden europeo y en su posición de vanguardia, la educación exige diálogo, conversación con docentes y acuerdos sociales y políticos".

También apostó por seguir estimulando a "nuestros creadores y la cultura", afirmando que esta es "la mejor manera de mostrarnos ante el mundo y como mejor se nos reconoce ante el mundo". Para ello, aseguró que se aplicarán las leyes aprobadas y se pondrán en marcha "nuevas medidas".

Zapatero se refirió expresamente a la "prioridad" de la Justicia, de la que dijo que "es la que exige una modernización más urgente" y citó, entre las necesidades: un nuevo Código Penal, la nueva ley de Enjuiciamiento criminal, nueva Ley de Planta y Demarcación judicial con la modernización de la justicia y culminar cuanto antes las transferencias de Justicia a las CCAA que aún no ejercen esta competencia.

A todo eso añadió el desarrollo de un "ambición" nuevo plan de vivienda y anunció que va a seguir con un "ambicioso programa de reformas en favor de la extensión de los derechos de ciudadanía y de la educación".

Zapatero explicó que "esta es la tarea" que tiene el Gobierno por delante y argumentó que "para culminarla con éxito" es "fundamental, lo es siempre, el trabajo del grupo, pero en esta legislatura este trabajo cobra más valor".

RESPONDER A LOS ATAQUES EXPLICANDO LO QUE HACEN

Acto seguido sugirió a su grupo que, ante los ataques de los adversarios, la "mejor respuesta" sea la de "explicar lo que hacemos, cómo están las cosas, los principios que nos inspiran, los valores y la coherencia aún en situación de serias dificultades". "La coherencia de nuestro proyecto está a prueba de críticas y de debate con la derecha de este país", recalcó.

Por ello, pidió a sus compañeros que digan "alto y claro" que "con grave crisis", los compromisos sociales y la "visión avanzada de la sociedad y solidaria de la economía están más vigentes que nunca". Además, reclamó, como decisivo "sentir" el "apoyo y cercanía" de sus compañeros y prometió poner toda su energía para alcanzar las metas cuanto antes.

"Se que vuestro leal y cariñoso apoyo me aportan toda la determinación y claridad de ideas para el trabajo que tenemos que hacer", afirmó y prometió que "las cosas van a salir bien, conseguiremos la recuperación, cambiar el signo del empleo, mejorar y cambiar el modelo de crecimiento económico y consolidar la posición de España en el mundo".

"LO RARO SERIA QUE HUBIERA MILITANTES POPULARES"

Zapatero también aprovechó su intervención para responder a las críticas formuladas por el PP a la remodelación de Gobierno llevada a cabo la semana pasada y, sobre todo, a las acusaciones que buena parte de la dirección del PSOE está en el Gobierno.

En este sentido, exclamó: "supongo que no os habrá sorprendido que algunos que se incorporan al gobierno sean destacados militantes del PSOE". Una afirmación que fue respondida con risas por parte de los parlamentarios presentes en la reunión.

El presidente continuó afirmando que se ha llegado a buscar críticas en "lo más insólito". Así, argumentó que el hecho de que el presidente del PSOE esté en el Gobierno es algo natural. "Lo extraño --dijo-- sería que estuvieran militantes del PP". "No va a pasar", sentenció.

También quiso rechazar las críticas recibidas por parte del PP por la retirada de las tropas españolas de Kosovo. "Le oí decir a Rajoy que esto iba a tener unas consecuencias incalculables para España en relación con EEUU, con la administración norteamericana", recordó, para añadir que "es verdad" que nunca pensó que esas consecuencias y esa situación fuera "tan positiva como la que hemos advertido y como la que confío vamos a saber desarrollar en nuestra acción política". "Pero dejemos a un lado las exageraciones sin fundamento", concluyó.