18

El proceso se ha finalizado durante el mes de mayo en Sudáfrica con la Operación "Cruz del Sur"

MADRID, 28 (EUROPA PRESS9

Durante el mes de mayo se ha llevado a cabo en Sudáfrica la Operación "Cruz del Sur", con la que el Ejército del Aire finaliza el proceso de integración del misil TAURUS (Target Adaptive Unitary and dispensor Robotic Ubiquity System, KEPD-350) en el avión EF-18, según informa el Ministerio de Defensa.

Según el citado departamento ministerial, esta operación ha supuesto un "desafío" para el Ejército del Aire, "no sólo por la complejidad" del proceso de integración del arma, sino por la "dificultad" de realizar el despliegue y el repliegue de cuatro EF-18, que han tenido que recorrer de Norte a Sur el continente africano en una ruta de más de 8.500 Km. con una sola escala en el aeropuerto de Libreville (Gabón) para llegar, finalmente, al Polígono de Tiro de Overberg (Sudáfrica).

Defensa precisa que se ha considerado este polígono como el "más idóneo" para estas pruebas, al cumplir ampliamente con los requisitos operativos y de seguridad exigidos. Además, ha sido también sede de los ensayos realizados por otras Fuerzas Aéreas de nuestro entorno como Alemania e Italia.

En la Operación, además de los aviones de caza EF-18, han intervenido aviones de apoyo, desarrollando misiones de reabastecimiento en vuelo (B-707), transporte de personal y material (C-130 y C-295) y de búsqueda y salvamento (Fokker F-27).

Tras la finalización de la fase de despliegue se efectuaron varios vuelos de ensayo y comprobación que culminaron en el lanzamiento de dos misiles operativos, con resultados "totalmente satisfactorios".

La Operación Cruz del Sur ha permitido al Ejército del Aire, por un lado constatar que dispone de una "gran capacidad expedicionaria", al poder proyectar y operar la Fuerza en escenarios lejanos y, por otro, la utilización de un arma que puede ser lanzada a "gran distancia" fuera del alcance de las defensas aéreas enemigas y que "es capaz de batir con gran precisión un objetivo fuertemente defendido, evitando daños indeseados". "Muy pocos países disponen de misiles de crucero similares", precisa Defensa.

El misil Taurus pertenece a la última generación de misiles aire-superficie de alcance medio (alrededor de 500 Km.). Aglutina los más modernos sistemas de navegación, localización y ataque de objetivos; al mismo tiempo su diseño disminuye la "firma radar" para no ser detectado. Una vez lanzado, el misil vuela a alturas extremadamente bajas (30 m) propulsado por un pequeño motor turbofan capaz de alcanzar Mach 0.9 (aprox. 1.000 Km/h).

Los misiles lanzados en Sudáfrica corresponden a la variante TAURUS TOM (Telemetry Operational Missile) y se han construido a partir de dos misiles reales, a los que se ha retirado la cabeza de guerra penetradora, instalándose un kit de instrumentación con dos funcionalidades: monitorización y transmisión en tiempo real mediante telemetría de parámetros internos del misil, y posibilidad de destrucción del misil mediante un sistema de terminación de seguridad.