Corea del Norte dispara más misiles, critica a EEUU

SEÚL (Reuters) - Corea del Norte, desafiante ante la condena internacional de su último ensayo nuclear, disparó el martes dos misiles más de corto alcance desde su costa oriental y acusó a Estados Unidos de conspirar contra su Gobierno.

En una decisión que posiblemente aumentará aún más la tensión en la zona, Corea del Sur anunció que se unirá a una iniciativa liderada por Estados Unidos para interceptar barcos sospechosos de transportar armas de destrucción masiva, algo que Pyongyang ha advertido que consideraría una declaración de guerra.

La agencia de noticias surcoreana Yonhap citó a una fuente del Gobierno en Seúl diciendo que el Norte había probado un misil tierra-aire y uno tierra- mar desde su costa este. Los misiles tenían un alcance de unos 130 kilómetros.

El régimen comunista de Pyongyang disparó tres misiles de corto alcance el lunes. La agencia de noticias surcoreana Yonhap citó a una fuente gubernamental en Seúl según la cual el Norte podría lanzar el miércoles más misiles de corto alcance, quizá hacia la disputada frontera marítima con el Sur.

La prueba nuclear del lunes, la segunda de Corea del Norte desde una realizada en 2006, desencadenó duras críticas de la comunidad internacional y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró que el programa de armas nucleares norcoreano es una amenaza a la seguridad global.

Obama aseguró a su homólogo surcoreano, Lee Myung-bak, el "compromiso inequívoco" de Washington con la defensa de Corea del Sur en una península dividida en la que hay dos millones de soldados.

Hay poco más que pueda hacer EEUU contra un país condenado al ostracismo, castigado con sanciones internacionales desde hace años y tan pobre que depende de la ayuda internacional para alimentar a sus 23 millones de habitantes.

En una declaración unánime adoptada sólo horas después del ensayo nuclear del lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió comenzar a trabajar inmediatamente en una nueva resolución, condenándolo como una "clara violación" de una declaración previa aprobada en 2006.

Ignorando la última condena internacional, Corea del Norte dijo que el Gobierno de Estados Unidos es el agresivo, un argumento habitual para justificar su arsenal nuclear.

"Nuestro Ejército y nuestro pueblo están completamente preparados para la batalla (...) en contra de cualquier intento temerario de Estados Unidos de un ataque preventivo", señaló la agencia de noticias norcoreana KCNA.

"Está claro que nada ha cambiado en la política hostil estadounidense en contra de DPRK (Corea del Norte) (...) incluso bajo el nuevo Gobierno estadounidense", indicó

Varios analistas han dicho que la postura de Corea del Norte está dirigida en parte a reforzar el poder del líder Kim Jong-il para que pueda preparar mejor su sucesión. Muchos especulan con que quiere que su tercer hijo asuma su cargo.