EE.UU. y los aliados europeos renuevan su compromiso con las relaciones trasatlánticas

ESTRASBURGO (FRANCIA), 4 (EUROPA PRESS/Ana Pisonero)

Estados Unidos y los países europeos aliados renovaron hoy su compromiso con las relaciones trasatlánticas tras la llegada del presidente estadounidense, Barack Obama, a la Casa Blanca, así como el principio básico de la Alianza que seguirá siendo garantizar la seguridad colectiva de sus miembros pese a la transformación que la OTAN es consciente que debe acometer para poder abordar los desafíos del siglo XXI como el cambio climático, los ciberataques o la seguridad energética, además de la lucha contra el terrorismo y la no proliferación de armas de destrucción masiva.

Los anfitriones de la Cumbre, la canciller alemana, Angela Merkel, como el presidente francés, Nicolas Sarkozy, calificaron de todo un símbolo el hecho de que, por primera vez, una reunión de jefes de Estado y de Gobierno aliados se haya celebrado conjuntamente en las ciudades fronterizas de Estrasburgo, en Francia, y Kehl y Baden Baden, en Alemania.

Además, los aliados llegaron finalmente a un consenso unánime para designar al actual primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, nuevo secretario general de la Alianza a partir del próximo agosto pese a las reticencias de Turquía por la polémica de las viñetas publicadas en septiembre de 2005 por un diario danés que desató multitudinarias manifestaciones en muchos países musulmanes. El actual secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, dejará el puesto el próximo 31 de julio.

Los aliados se han comprometido a impulsar el proceso para adaptar el concepto estratégico que explica las funciones que debe desempeñar la Alianza para incorporar los nuevos roles para la OTAN deberá asumir para abordar nuevos desafíos a la seguridad aliada.

Los 28 países aliados han recalcado que el principio de garantizar la seguridad colectiva de sus miembros seguirá siendo su principal cometido en el futuro, aunque expanda su radio de acción para abordar nuevos desafíos a la seguridad. "El artículo cinco del Tratado de Washington y la defensa colectiva, que descansan sobre el principio de la indivisibilidad de la seguridad de los aliados, son y serán el fundamento de nuestra Alianza", reza la Declaración sobre Seguridad Aliada suscrita hoy por los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN.

Tanto Sarkozy como Merkel subrayaron el éxito de la Cumbre del 60 aniversario de la Alianza porque, según el francés, los aliados han tomado decisiones que "van a permitir cambiar el rumbo de las cosas". Para la canciller alemana, Angela Merkel, las decisiones de hoy han demostrado "la capacidad de la OTAN para actuar".

Sarkozy también consideró que la cumbre "verdaderamente" marca "una nueva era" de cooperación trasatlántica. "La unión entre Europa y Estados Unidos va a rendir sus frutos", auguró.

La alemana consideró además que la llegada del presidente estadounidense, Barack Obama, ha sentado "bases excelentes" para impulsar las relaciones trasatlánticas. "Esta cumbre de la OTAN ha dejado muy claro que se va a abrir un nuevo capítulo en las relaciones trasatlánticas", explicó.

Merkel aseguró que las nuevas contribuciones de los aliados para Afganistán --más de diez países se han comprometido a enviar cerca de 5.000 soldados y policías adicionales, incluidos 3.000 efectivos para apoyar la seguridad de los comicios afganos del próximo 20 de agosto en Afganistán-- responden "al deseo de mostrar unidad" en el seno de la Alianza.

Por su parte, Obama agradeció las contribuciones "significativas" de los aliados para Afganistán, celebró el respaldo "fuerte y unánime" de la revisión estratégica llevada acabo por la administración estadounidense para tratar de cambiar el rumbo en el país centroasiático y recordó que la amenaza del terrorismo procedente de la frontera afgano-paquistaní "amenaza a todos los miembros de la OTAN".

Obama también apostó por "fortalecer" las relaciones trasatlánticas, calificó de "simple" el principio básico que sustenta a la Alianza de acuerdo con el cuál "un ataque contra uno es un ataque contra todos" los aliados y apeló a "las responsabilidades mutuas" de los aliados para garantizar su "seguridad común".

Sin embargo, el presidente estadounidense rechazó que Estados Unidos venga a "dictar" a los demás qué hacer: "He venido a aprender y a escuchar". Subrayó que lo que une a Europa y Estados Unidos es superior a las diferencias eventuales que puedan tener.

"No siempre vamos a tener la razón o no reconocer que otros tienen buenas ideas", subrayó. Obama defendió impulsar la asociación con países y organizaciones internacional porque de ello dependen el liderazgo de Estados Unidos, aunque consideró que su país sigue teniendo "un papel extraordinario para liderar al mundo hacia la paz y la prosperidad".

REGRESO DE FRANCIA Y LA AMPLIACIÓN DE LA ALIANZA

Por otra parte, los países aliados celebraron el regreso de Francia a la estructura militar integrada de la OTAN, de la que se salió el general Charles de Gaulle en 1966 para preservar su independencia de Washington en materia de Defensa y la ampliación de la Alianza a dos nuevos miembros, Croacia y Albania, que formalmente ingresaron en el organismo de defensa euroatlántico el pasado miércoles.

El secretario general de la Alianza celebró el regreso de Francia a la estructura militar de la OTAN al considerar que ello traerá "un mayor beneficio para la Alianza". "Y creo que también para la Unión Europea", apostilló.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró que "Europa saldrá beneficiada" de la decisión de Francia y defendió la complementariedad de la OTAN y la Europa de la Defensa. "Hace falta una Europa de la Defensa. Hace falta una Europa totalmente presente en la estructura atlántica. En Europa hace falta aliados fuertes, algo que responde a la implicación de Francia de recuperar todo su puesto en el comando integrado", subrayó Sarkozy.

Respecto a la ampliación de la Alianza, que ya cuenta con 28 miembros, el presidente estadounidense, Barack Obama, celebró la entrada de los nuevos socios, una entrada que auguró no será "la última" y dejó la puerta abierta a nuevas ampliaciones de países que "cumplan los estándares de la OTAN" para entrar y, por otra parte, sean capaces de garantizar una contribución "significativa" a la seguridad de la Alianza.

De Hoop Scheffer, subrayó que ambos países podrán a partir de ahora no sólo disfrutar de "las ventajas" que entraña pertenecer al organismo de defensa euroatlántico sino que también asumen "las obligaciones" de todo miembro aliado.

ESTRECHAR LAS RELACIONES CON RUSIA

Los líderes aliados se han mostrado a favor de "intensificar" su cooperación con Rusia, "una visión compartida" por todos los aliados, según el secretario general de la Alianza. "Tenemos que cooperar con Rusia", recalcó. "Esta relación es capaz de dar más de sí", recalcó.

Merkel también celebró "la revitalización del Consejo OTAN-Rusia" por parte de los aliados, mientras que Obama consideró que los aliados necesitan "una relación constructiva con Rusia".

Asimismo, De Hoop Scheffer defendió exprimir "todo el potencial" que ofrece la cooperación con Rusia sin dejar de abordar en el marco del Consejo OTAN-Rusia "las diferencias reales" que existen entre Moscú y la Alianza, incluidos el conflicto en Georgia del pasado agosto, el reconocimiento de Moscú de Osetia del Sur y Abjazia o la suspensión del Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa por parte de Rusia o la "dura retórica" que a veces expresan los dirigentes rusos, explicó De Hoop Scheffer.