Georgia asegura que la integración en la OTAN es su "máxima prioridad"

  • Cracovia (Polonia), 20 ene (EFE).- El ministro georgiano de Defensa, Vasily Sikharulidze, aseguró hoy que la integración de su país en la OTAN sigue siendo una de las "máximas prioridades" del Gobierno, y expresó su agradecimiento a los aliados por su "fuerte apoyo" durante el conflicto con Rusia.

Ucrania pide entrar en la OTAN porque lo considera la única garantía de seguridad

Ucrania pide entrar en la OTAN porque lo considera la única garantía de seguridad

Cracovia (Polonia), 20 ene (EFE).- El ministro georgiano de Defensa, Vasily Sikharulidze, aseguró hoy que la integración de su país en la OTAN sigue siendo una de las "máximas prioridades" del Gobierno, y expresó su agradecimiento a los aliados por su "fuerte apoyo" durante el conflicto con Rusia.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, recalcó su disposición a discutir con el georgiano sobre la guerra relámpago del pasado agosto en el Cáucaso y sobre la "instalación de bases rusas" en Georgia.

Moscú ha anunciado la construcción de una base naval en el puerto de Ochamchira, en Abjasia, para acoger buques de la Flota rusa del mar Negro, además de pretender instalar bases militares en Osetia del Sur, un paso que ha provocado preocupación a los aliados.

La Comisión OTAN-Georgia se celebró en los márgenes del consejo informal de ministros de Defensa aliado que se celebró ayer y hoy en la ciudad polaca de Cracovia.

Este órgano de colaboración se estableció como alternativa a conceder el estatus de candidato a entrar en la OTAN tanto a Georgia como a su vecina Ucrania, que celebró hoy también su comisión bilateral.

La última cumbre anual de jefes de Estado y Gobierno, el pasado abril en Bucarest, fue un revés para los intereses atlantistas de los Gobiernos de Ucrania y Georgia, y para Estados Unidos y los países europeos del este, que presionaron hasta donde pudieron para dar el estatus de candidato a ambas repúblicas.

Pero la férrea oposición rusa a la expansión aliada hasta sus fronteras se vio favorecida por la postura de Alemania, Francia, Italia y España, para los que Georgia y Ucrania siguen sin estar preparadas para dar un paso más hacia la OTAN.

Esta sensación se acrecentó tras la guerra relámpago del pasado agosto entre Georgia y Rusia, que desembocó en la separación de Abjasia y Osetia del Sur.