La disputa sobre el nuevo jefe de la OTAN estropea la cumbre

ESTRASBURGO, Francia (Reuters) - Turquía desafío el sábado a los otros 27 miembros de la OTAN al bloquear la designación del candidato propuesto por la mayoría para ser el nuevo líder de la Alianza militar, minando la unidad en el 60 aniversario de la organización.

Los violentos choques entre la policía y los manifestantes antiOTAN también arruinaron el panorama de una cumbre en la que el presidente estadounidense, Barack Obama, intentaba reunir apoyos para la guerra de Afganistán y los líderes esperaban forjar una nueva visión estratégica.

Turquía rechazó aceptar al candidato europeo al puesto de secretario general de la OTAN, el primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen, porque no está de acuerdo en cómo manejó la crisis generada en 2006 a raíz de la publicación de viñetas del profeta Mahoma, que ofendieron a los musulmanes.

En aquel momento, Rasmussen defendió la publicación abogando por la libertad de expresión y se negó a disculparse ante los países musulmanes.

"¿Por qué debería Turquía aceptar un candidato hoy? Ayer el primer ministro (turco) habló sobre ello y seguimos fieles a esa idea", dijo un responsable oficial turco.

Erdogan había instado a la OTAN a buscar alternativas a Rasmussen. Una larga conversación entre el primer ministro italiano Silvio Berlusconi y Erdogan el sábado por la mañana no dio resultados.

Los miembros de la OTAN llegaron a la cumbre en la ciudad francesa de Estrasburgo y las alemanas de Kehl y Baden-Baden con la esperanza de forjar una nueva visión estratégica para la Alianza, que fue creada poco después de la Segunda Guerra Mundial para defender las fronteras europeas.

El grupo se ha ampliado a 28 naciones desde entonces pese a la caída de su principal enemigo, la Unión Soviética, pero aún combate en Afganistán, siete años después de que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos derrocaran a los talibanes tras los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Las protestas han acaparado gran parte de la atención mediática; manifestantes lanzaron bombas incendiarias y piedras contra la policía en Estrasburgo e incendiaron un antiguo puesto limítrofe en la frontera francoalemana, y la policía lanzó gases lacrimógenos y granadas antidisturbios para intentar contener la violencia. Al menos 50 personas resultaron heridas.

En Kehl, al otro lado del Rin, un grupo de varios miles de personas marchaban hacia Francia y algunos manifestantes vestidos de buzo fueron sacados del río cuando intentaban interrumpir el simbólico paseo matutino de los líderes de la OTAN por un puente que une Alemania y Francia, anfitriones de la cumbre.

ALABANZAS A OBAMA

La cumbre devolverá a Francia a la estructura militar de la OTAN y dio la bienvenida a dos nuevos miembros, Albania y Croacia.

Obama, en su primer viaje a Europa como presidente, ha sido recibido por multitudes jubilosas.

En un discurso a estudiantes el viernes, dijo que Europa afrontaba una mayor amenaza de Al Qaeda que Estados Unidos e instó a los países europeos a hacer más para ayudar a combatir a los islamistas en Afganistán.

Sin embargo, recibió poco en lo que respecta a nuevos compromisos de soldados de los líderes europeos, que preferirían dedicar nuevos recursos a la reconstrucción civil y al entrenamiento policial.

Los esfuerzos por mostrar unidad se han visto empañados por la disputa sobre Rasmussen.

El holandés Jaap de Hoop Scheffer termina su mandato como secretario general de la OTAN a finales de julio y los líderes de la Alianza esperaban llegar a un acuerdo sobre su sucesor el viernes.

Las autoridades alemanas sugirieron antes de la cumbre que Turquía podría sufrir las consecuencias si bloqueaba a Rasmussen.

Sus negociaciones de adhesión a la UE están ya bloqueadas en varios niveles y ni Alemania ni Francia, tradicionales motores de la unión, promoverán posiblemente las conversaciones si Ankara continúa desafiando a otros miembros de la OTAN.