Medvedev defiende la democracia rusa y la sociedad civil

MOSCÚ (Reuters) - El presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, aprovechó una entrevista con un diario opositor para criticar el sacrificio de la libertad a cambio de la prosperidad, un elemento que según los críticos fue el sello distintivo del gobierno de Vladimir Putin.

La relación entre ambos líderes rusos está bajo el escrutinio de los observadores del Kremlin y los inversores, después de especulaciones acerca de que los aliados podrían estar distanciándose.

En una entrevista con el diario crítico Novaya Gazeta publicada el miércoles, Medvedev adoptó una postura diferente a la de su predecesor diciendo que la democracia no necesita ser adaptada en Rusia después del caos de la década de 1990.

Medvedev rechazó la idea de que los rusos sean felices al ceder sus derechos a cambio de prosperidad, una visión que predominó en los círculos de gobierno de Moscú durante los años de prosperidad con Putin.

"La estabilidad y una vida próspera no pueden, de ninguna manera, oponerse a los derechos políticos y las libertades", dijo Medvedev en la entrevista, la primera que ofrece a un diario ruso desde que asumió el cargo como presidente en mayo de 2008.

"La institución de la democracia no puede considerarse opuesta a la prosperidad", declaró el mandatario ruso.

Medvedev, que no mencionó a Putin en la entrevista, dijo que los políticos deberían escuchar más a la sociedad civil.

El Kremlin dijo que Medvedev había concedido la entrevista como un gesto de solidaridad con la publicación, que ha sufrido el asesinato de dos de sus periodistas en los últimos tres años.

La periodista de investigación Anna Politkovskaya estaba trabajando en la Novaya Gazeta cuando murió tiroteada en 2006. Y su colega Anastasia Baburova fue asesinada en enero.

La elección de Novaya Gazeta, crítica con los políticos y funcionarios por temas de corrupción y abusos a los derechos humanos, posiblemente aumentará los rumores acerca de los contrastes entre Medvedev y el ex espía de la KGB Putin, el actual primer ministro.

Medvedev dijo que había escogido este diario porque éste nunca había se había puesto de parte de nadie.

El diario, que tiene una tirada de 267.150 ejemplares, había amonestado a Putin por reprimir las libertades. Este nunca concedió una entrevista a Novaya Gazeta.

La publicación sí entrevistó al predecesor de Putin, Boris Yeltsin, que renunció en 1999.