Obama y Medvedev relanzan sus vínculos con un pacto sobre armas

Obama y Medvedev relanzan sus vínculos con un pacto sobre armas

Obama y Medvedev relanzan sus vínculos con un pacto sobre armas

LONDRES (Reuters) - Rusia y Estados Unidos buscarán un acuerdo sobre armamento que reduzca la presencia de ojivas nucleares más allá de los niveles acordados en 2002, dijeron el miércoles los presidentes Dmitry Medvedev y Barack Obama, en el primer paso hacia una mejora en las relaciones bilaterales.

En un comunicado conjunto, ambos mandatarios señalaron que habían ordenado a sus negociadores dar parte de los primeros resultados de las conversaciones en julio, cuando Obama visite Moscú para una cumbre.

"En los años pasados, hubo tensiones en las relaciones entre nuestros dos países y estuvieron a la deriva en la dirección equivocada", dijo Medvedev a periodistas.

"Esto no va en línea con los intereses (actuales) de Estados Unidos, Rusia o la estabilidad global. Nosotros acordamos abrir una nueva página en estas relaciones, reiniciarlas, dada las responsabilidades conjuntas de nuestros estados en el mundo", añadió.

Obama dijo que él y Medvedev comenzaron un "diálogo constructivo" en asuntos que van desde la proliferación nuclear hasta el combate al terrorismo y la estabilidad económica.

Los líderes se reunieron por primera vez en Londres en la víspera de una cumbre del G-20 para discutir la crisis financiera global.

También reconocieron las persistentes diferencias sobre la guerra del año pasado entre Rusia y Georgia y sobre las propuestas de Estados Unidos de instalar partes de un escudo antimisiles en el este de Europa, algo que Moscú considera una amenaza a su seguridad.

Esos desacuerdos empujaron a las relaciones bilaterales al nivel más bajo desde la Guerra Fría, pero los dos países han prometido desde entonces "reiniciar" los vínculos.

"El nuevo acuerdo mejorará mutuamente la seguridad de ambas partes y la previsibilidad y estabilidad en las fuerzas ofensivas estratégicas", señalaron los mandatarios en la declaración conjunta.

"Estamos listos para ir más allá de la mentalidad de la Guerra Fría y dar un nuevo inicio a las relaciones entre nuestros dos países", añadió el comunicado.

El acuerdo de armas previsto iría más allá del Tratado de Reducciones Estratégicas Ofensivas (SORT por sus siglas en inglés) de 2002 que comprometió a ambas partes a reducir su arsenal a entre 1.700 y 2.200 ojivas para 2012.

También reemplazaría al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START 1) de 1991, que lideró el primer gran recorte bilateral en las armas nucleares, pero expirará en diciembre.

Rusia ve el acuerdo como la piedra angular del control de armas en el período posterior a la Guerra Fría y considera que no reemplazarlo podría alterar el balance estratégico.

Entre los asuntos difíciles para negociar estarán las diferencias sobre la manera en que se contabilizan las cabezas nucleares y si las ojivas retiradas de los misiles deberían ser almacenadas o destruidas.

Moscú quiere vincular un nuevo acuerdo al propuesto plan de de un escudo antimisiles de Estados Unidos al que se opone enérgicamente.

Ambos mandatarios acordaron además trabajar juntos en la situación de Afganistán, instaron a Irán a restaurar la confianza en la naturaleza pacífica de su programa atómico y expresaron preocupación por el anunciado lanzamiento de un misil por parte de Corea del Norte.