Varios cientos de personas se manifiestan en Praga contra el escudo antimisiles ante la llegada de Obama

PRAGA, 4 (EUROPA PRESS)

Unos 300 detractores del escudo antimisiles estadounidense, parte del cual se desplegará en República Checa, en concreto una base de radares, se manifestaron hoy en el centro de Praga ante la visita que realizará el presidente estadounidense, Barack Obama. Además, varios manifestantes desplegaron una pancarta en un puente de la capital contra la base estadounidense.

Según informan los medios locales, la protesta comenzó en la Ciudad Vieja de la capital checa y terminó hacia las 16.00 horas delante de la Embajada estadounidense. Los participantes portaban una pancarta que rezaba "dos tercios de los checos dicen no al radar estadounidense".

Los manifestantes, entre los que había varios diputados de partidos opositores, corearon eslóganes como "no al radar" y "abolición de la OTAN". Durante el recorrido, según los medios, lanzaron al río Vltava marionetas del ex presidente estadounidense George W. Bush y la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice.

Por otra parte, esta mañana activistas del movimiento No a la Violencia desplegaron una pancarta con el lema "Yes, we can say no to U.S. military base" (sí, nosotros podemos decir no a la base militar estadounidense) en un puente del centro de la capital.

"Queremos decir a Obama que muchos habitantes de República Checa no desean tropas extranjeras en nuestro territorio y que nosotros creemos firmemente que su nuevo liderazgo (...) significará también un cambio en la política exterior estadounidense de militarización hacia la búsqueda de soluciones por medios diplomáticos", explicó el portavoz del movimiento organizador, Jan Tamas.

Para mañana por la mañana, está previsto que los partidarios de No a la Violencia formen una "inscripción viva" con sus cuerpos en la calle Nerudova, por debajo del Castillo de Praga donde está previsto que Obama ofrezca un discurso. A continuación llevarán a cabo una marcha de "los invisibles" vestidos de blanco y con máscaras por el centro de Praga para resaltar que el Gobierno checo ignora a sus ciudadanos en esta cuestión.

Bush propuso la instalación de un escudo antimisiles en el este de Europa, cuyo radar se emplazaría en territorio militar en Brdy, localidad situada a unos 90 kilómetros al suroeste de Praga, mientras que los misiles interceptores estarían en Polonia. Obama, que mañana se reunirá con los dirigentes checos, se ha mostrado dispuesto a revisar este proyecto, al que se opone firmemente Rusia.