Canadá dice que Cuba debe respetar la democracia para volver a la OEA

  • Toronto (Canadá), 15 abr (EFE).- Un portavoz del primer ministro canadiense, Stephen Harper, dijo hoy que la vuelta de Cuba a la Organización de Estados Americanos (OEA) depende de que ese país tenga una democracia representativa y "respeto a los derechos humanos".

Canadá dice que Cuba debe respetar la democracia para volver a la OEA

Canadá dice que Cuba debe respetar la democracia para volver a la OEA

Toronto (Canadá), 15 abr (EFE).- Un portavoz del primer ministro canadiense, Stephen Harper, dijo hoy que la vuelta de Cuba a la Organización de Estados Americanos (OEA) depende de que ese país tenga una democracia representativa y "respeto a los derechos humanos".

Dimitri Soudas, portavoz de Harper, dijo hoy durante una rueda de prensa que "el retorno, o retorno eventual, si desean integrarse en la OEA, obviamente dependerá del deseo de Cuba de seguir normas continentales de participación, incluidas democracia y respeto por los derechos humanos".

Soudas repitió en varias ocasiones que, de todas formas, "Cuba no está interesada en reintegrarse como miembro de la OEA".

Pero añadió "siempre hay normas y principios ligados a la pertenencia en organizaciones internacionales. Y es importante que los estados miembros los respeten. Dicho esto, nunca dudamos en plantear el asunto de los derechos humanos con otros países y creemos que es un tema que necesita ser planteado".

Cuba fue expulsada de la OEA en 1962 tras la llegada al poder de Fidel Castro.

El ex presidente cubano Fidel Castro señaló en un artículo publicado ayer que su país no quiere volver a la OEA, una institución que calificó de "infame" y de "basura".

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, "afirma que para entrar en la OEA, Cuba tiene primero que ser aceptada por la institución. Él sabe que nosotros no queremos ni siquiera escuchar el infame nombre", escribió Fidel Castro.

La OEA "no ha prestado un solo servicio a nuestros pueblos; es la encarnación de la traición. Si se suman todas las acciones agresivas de las que fue cómplice, estas alcanzan cientos de miles de vidas y acumulan decenas de años sangrientos", añade Castro.

En su opinión, "la OEA tiene una historia que recoge toda la basura de 60 años de traición a los pueblos de América Latina".