Condenan a varios cubanos a tres años de cárcel por vender accesos a la TV extranjera

  • La Habana, 20 mar (EFE).- Varios cubanos fueron condenados a tres años de cárcel y otros al mismo tiempo de "trabajo correccional" por negociar con equipos para recibir señales de televisión extranjera destinados a "desprestigiar y desestabilizar la revolución", informó hoy el periódico Granma.

Condenan a varios cubanos a tres años de cárcel por vender accesos a la TV extranjera

Condenan a varios cubanos a tres años de cárcel por vender accesos a la TV extranjera

La Habana, 20 mar (EFE).- Varios cubanos fueron condenados a tres años de cárcel y otros al mismo tiempo de "trabajo correccional" por negociar con equipos para recibir señales de televisión extranjera destinados a "desprestigiar y desestabilizar la revolución", informó hoy el periódico Granma.

El diario, portavoz del gobernante Partido Comunista, menciona a uno de los condenados, Eduardo Isern, de quien dice que "no tenía ocupación laboral, pero disfrutaba de un sustento económico nada despreciable" gracias a la "piratería y transmisión ilegal de señales de televisión".

Los clientes de Isern, según Granma, accedían ilegalmente a programas emitidos por la compañía estadounidense DirecTV, incluidas "novelas, musicales, deportes y, entre unos y otros, mensajes mediáticos con la mira puesta en desprestigiar y desestabilizar a la revolución cubana".

Otro de los condenados, Alejandro Canetti, contactó con sus hijos residentes en Estados Unidos para que contratara allí los servicios de DirecTV y enviaran a la isla los códigos y elementos necesarios para ver los canales extranjeros, siempre según la versión del diario oficial.

La red incluía a un funcionario, no identificado por Granma, que habilitó una cuenta de acceso a Internet "violando todas las ordenanzas y mecanismos establecidos para garantizar la seguridad informática de su entidad".

La policía detuvo a los involucrados y el Tribunal Provincial de La Habana los juzgó y condenó por el delito de "actividades económicas ilegales".

El diario anota que "otros ciudadanos inescrupulosos" han tenido beneficios económicos, "sin detenerse a pensar en los costos moral e ideológico que representan para el país la recepción de mensajes que tratan de tergiversar la realidad cubana y socavar los valores culturales y patrióticos".

Los cubanos solo tienen acceso legalmente a los medios de comunicación nacionales, todos estatales, y no pueden conectarse en forma privada a Internet, según el Gobierno de La Habana por culpa del embargo comercial y financiero que EE.UU. aplica a la isla desde 1962.

La televisión por satélite o por cable solo se permite en Cuba a entidades estatales, instalaciones turísticas y extranjeros residentes, mediante el pago en divisas.